jueves, 26 de marzo de 2015

Este jueves un relato; Palíndromos.

Este jueves nos conduce Charo, quien nos propone hacer una historia a partir de un palíndromo a nuestra elección entre los que ella nos propone, !ahí vamos!.


SE VAN SUS NAVES

Vino desde tierras lejanas donde no existe el mar, aquí tampoco hay mar, por eso siempre lo añoro, no se si fui yo quien le enseñé como bucear en mis ojos y pasear por el fondo del mar o simplemente sabía como hacerlo, el caso es que buceó. Él es el único ser que me miró sin miedo ni asustarse de mi cola de pez, puede que por ello yo si me asustase de él.
Al verme retroceder donde lo había provocado, armó su propia flota, nada lo detiene, es valiente, obcecado, nunca se pone límites, es un hombre con alma de pez… ¿cómo no enamorarse de él?.
Me miró desde lo alto de proa y me preguntó con la mirada tres atardeceres, tres, si iba a irme con él y yo no contesté, barada en la arena el ancla del miedo y mil cosas más que no entiendo me mantienen estática en la arena de la playa.
SE VAN SUS NAVES, por muchas vueltas del derecho y de revés que le de SE VAN SUS NAVES, ya no me mira, me tendió su mano llena de posibles, de sueños, de aventuras, de latidos, de deseos, de amor y yo me reforcé de escamas de acero… ¿o simplemente lo imaginó mi deseo?
.
Solo sé que ahora contemplo como SE VAN SUS NAVES, y lo leo del derecho y del revés, a través de un mar salado que se desborda por mis pestañas y no puedo ya hacer nada, SE VAN SUS NAVES y yo, sirena cobarde, me quedo en la arena barada y sin saber si una caricia suya sería capaz de hacer caer todas mis escamas.


jueves, 19 de marzo de 2015

Este jueves un relato:A través de la ventana.



Arrebujada en una pañoleta me dirijo a tu casa, me espera una taza de café caliente, una charla como siempre cómplice y agradable, hace días que no nos vemos y a pesar del frío de la mañana voy contenta al encuentro... llamo una vez, bajito por si él duerme que siempre le gusta remolonear en la cama y nos deja que las chicas hablemos de nuestras cosas... espero y vuelvo a insistir un poquito más fuerte, pero nada, decido dar la vuelta y tocar por la ventana pero os veo allí, abrazados, rompiendo el frío de la mañana en jirones, debo irme pienso, pero la escena me atrapa como la mejor película de cine, una puesta en escena perfecta, unos actores entregados como si la vida les fuera en ello, no exactamente, es como si la misma vida brotase de ese abrazo...
Os veo entregaros el uno al otro, sé que debo dejar de mirar, pero no puedo hacerlo, la pasión me atrapa, me veo envuelta en oleadas de calor, de pasión, de deseo, de amor, y una punzada de vergüenza me martiriza por estar allí como simple mirona, pero no puedo moverme, me conquista cada uno de sus movimientos por tu piel, cada una de las caricias que le dedicas, es delicioso mirar como os amáis y dejarse embargar por los sentimientos que parecen desbordarse y escaparse por las ranuras de la ventana y colarse directamente en mi cuerpo, invadiéndolo, violándolo, tal es así que ya no se quien observa a quien, si yo estoy invadiendo vuestra intimidad o sois vosotros los que me poseéis, lo sé, no he sido invitada a esta fiesta, pero me he visto arrastrada a ella sin poder oponer voluntad ninguna, que no soy dueña de mí misma, ni de mi cuerpo que no responde a mi mente que le dice, “vete”, y siento en mí cada caricia, no las de él hacia ti, si no todas y cada una de ellas, las que das, las que recibes, por lo que creo que no caben más sensaciones en mi cuerpo y siento estallar mi interior justo a la vez que llegáis al orgasmo, y no han sido dos, si no tres, y me sorprendo tanto que casi me fallan las piernas...
De repente me miras y me sonríes como si tal cosa, me giro dispuesta a irme por no estar en condiciones de darte una explicación, que aún siento mareos y el cuerpo rendido por la sacudida de unas sensaciones tan desorbitadas, tan invasoras que no les he podido oponer defensa alguna, pero abres la puerta y me gritas...
...¿dónde crees que vas?...
Me vuelvo tranquila y sonriente, siempre sé en tu tono de voz que es lo que sientes, si ya nos miramos nuestras miradas desde niñas se lo cuentan todo y con solo mirarte sé que no tengo que darte explicaciones que ya lo sabes todo, y es tan inexplicable como cierto, tan sencillo como no necesitar razonarlo, imposible de pasar por criba social o moral, solo por el corazón que nunca se equivoca ni puede tener mala intención... dos cuerpos en esa cama, solo dos... tres corazones al unísono en una sola explosión...

El resto de participantes en casa de nuestra querida Gaby

jueves, 12 de marzo de 2015

Este jueves un relato; Miradas


Los humanos racionalizáis tanto las cosas que se os ha olvidado muchas que son sencillas y simples.
A ver cómo os lo explico, os pondré un ejemplo: las miradas.
Decís cosas como: “sentí su mirada clavada en mí”, “se me erizaron los pelillos del cogote como si alguien me estuviera mirando”… ¿a que sí?.
Eso es porque las miradas tienen materia, se os ha olvidado, pero las miradas necesitan un espacio, te tocan las de los otros, tú tocas a los otros con la mirada e incluso a veces, esa desazón que sentís y que echáis la culpa a la claustrofobia (que os gusta ponerle nombre a todo) es simplemente que vuestras miradas no encuentran espacio en el queexpandirse.
Imaginaros lo mal que lo pasé cuando decidí mudarme a la tierra firme y me metí en una casa rodeada de paredes, de ahí mi manía de tirarlas todas buscando espacio para mi mirada, me mudé a un ático y cambié el techo por uno precioso de cristal que me dejaba extender mi mirada hasta las estrellas… visualizadlo, ¿a que os sentís mejor solo de pensarlo?.
Recuerdo la primera vez que él me rozó con su mirada, no recuerdo ni el sitio ni el día, solo recuerdo que me tocó y yo involuntariamente exploré sus perfiles con la mía, nos reconocimos como seres parecidos y el deseo de tenernos fue tan intenso que todo desapareció a nuestro alrededor, nuestras miradas solo estaban la una para la otra…
Perdón que me disperso y yo venía a plantearos lo de racionalizarlo todo hasta olvidar que sois animales y que hay muchas, pero muchas cosas que ya no usáis porque están atrofiados vuestros sentidos, como por ejemplo el de las miradas.
Imaginaros el resto, hay algunos humanos que aún de alguna forma los usan, como él, que corresponde a cada uno de mis sentidos y los percibe perfectamente, todo es distinto, las caricias, los besos, los juegos… perdón que me disperso de nuevo, ¡esto del recién llegado calorcito primaveral me tiene todos los sentidos revolucionados!, ¿veis?, ¡eso es lo que os digo!, eso que sentís cuando llega la primavera sería otro buen ejemplo.
Nunca sé si me explico o seguiréis pensando que las sirenas somos bichos muy raros.

El resto de relatos en casa de nuestra conductora de este Jueves, Matices

jueves, 5 de marzo de 2015

Este jueves un relato: Con título sorpresa.

Para la convocatoria de este jueves Dorotea que es quien nos conduce nos retaba a asignarnos un título y escribir sobre él, me parece divertido y original a mi me ha asignado:
Romance de un ultaligero.


Erase una vez un ultraligero que se enamoró de una roca perdida en medio del mar.
Puede ser que viera en ella la consistencia, el peso, la rotundidad de sus formas tan contrarias a él mismo… ya sabéis que los contrarios se atraen.
Estaba desesperado por acercarse a ella y no sabía cómo, ¡eran tan distintos!
Pero mira por donde Cupido siempre encuentra extraños caminos para sembrar el amor.
Resulta que en esa roca solía parar una sirena que se entretenía oteando el horizonte vigilando por si aparecían náufragos a los que salvar.
El piloto del ultraligero también miraba hacia el horizonte pues siempre soñaba llegar un poco más allá.
Cupido sonrió e hizo que se cruzasen las miradas de sirena y piloto.
Ella al verle pensó que sería fantástico volar y él al verla a ella que bucear en los océanos debería ser toda una aventura.
Aterrizó sobre la roca con el ultraligero y se posaron sus ligeras alas sobre la roca estática y dura.
La roca se estremeció al notar el leve roce de algo tan sutil y delicado y el amor surgió llenándolo todo, invisible y tan presente como la sal en el agua.
Hicieron el amor entre el cielo y el mar, el agua se onduló de placer al ritmo de los latidos de los amantes, el viento se llevó los susurros de las hermosas palabras de amor que cruzaron entre jadeos e invadieron todas las costas de alrededor.
Aún hoy, si os sentáis en la orilla del mar con los pies en el agua sentiréis esa pasión que traen las olas de aquel inigualable encuentro y si sabéis escuchar, oiréis todo lo que se dijeron roca y ultraligero, no podéis escuchar con los oídos, si no con el corazón, probad.

Lo que pasó entre la sirena y el piloto no pensaréis que pienso contároslo ¿verdad?, que las sirenas somos muy discretas con nuestras cositas, ¿o no?, bueno, ya veremos, si os portáis bien, éso, os lo contaré otro día.

jueves, 27 de noviembre de 2014

Las anclas perdidas…



¿Nunca os he contado porqué hay tantas anclas en Barbate?, espero que esto no salga de aquí que luego viene Poseidón a reñirme.


Pues ya no me acordaba, pero el otro día paseando por allí y verlas recordé que hubo un tiempo que los barcos piratas campaban a sus anchas por los mares, y si en los mares eran malos, no podéis imaginaros como eran al tomar tierra, así que las sirenas nos dedicábamos a robarles el ancla, y os preguntaréis que para que hacíamos eso, ¡cómo se nota que sois de secano!.

Un barco sin ancla no puede parar en la orilla a no ser que encalle, si no paran no pueden repostar y si encallan, tardan meses en poder volver a echar el barco a la mar.

Los piratas no podían estar mucho tiempo en un lugar porque los apresaban y sin repostar perdían las provisiones y morían en la mar… si, esos son los famosos barcos fantasmas.

De ahí viene también esa mala fama que tenemos las sirenas, porque mientras una cantaba para distraerlo, otras nos encargábamos de robar el ancla y dejarlas en una playa lejana. Por eso dicen, y no es cierto, se desvirtuó la historia, que los cantos de sirena hacían encallar a los barcos.

El problema vino cuando tuvimos que esconder tantas anclas, que unas cuantas vale, pero tantas se veían a legua y temimos que las encontraran los piratas y supieran de nuestra travesura.

Por aquellos entonces, los valientes pescadores de Barbate y pueblecitos cercanos pescaban el atún con grandes redes, a nado, era peligrosísimo, pero es un pez como todos sabéis exquisito, y alguna vez alguna de nosotras despistadas, nos dejábamos atrapar junto con los atunes, alguno de esos pescadores cayó a su vez en las redes de mis hermanas, que el amor es como una red invisible y fue surgiendo una cómplice amistad entre esos pescadores y nuestra especie.

Un día, una de mis hermana, enamorada y correspondida por un apuesto pescador le contó el problema que teníamos con las anclas y éste propuso a su cofradía que las usaran para sujetar las redes, así podría acumularlas a la vista, a la orilla del mar y todos pensarían que era un utensilio de pesca.

Lo curioso es que las anclas eran muy útiles y les ahorró mucho trabajo, ellos nunca hablarán de nosotras por agradecimiento y nosotras estamos agradecidas de su ayuda.

Ya no hay barcos pirata como los de antes, tampoco quedamos muchas sirenas y puede que esta historia se quedase en el olvido, pero al cruzarme con un viejo pescador de manos y piel curtida vi un brillo de reconocimiento en su mirada, yo le sonreí y el bajó la mirada contento y aceleró el paso.

Sé que nuestro secreto está a salvo, la palabra de un pescador vale su peso en atún rojo.

Ya nadie cree en sirenas, así que pescadores, os libero de vuestra promesa y podéis contar la historia tal y como ocurrió, al fin y al cabo, ¿quién iba a creernos?.

miércoles, 8 de octubre de 2014

Este Jueves un relato: Encrucijada

Encuéntrame ahí donde me perdí, en esa encrucijada

de caminos

donde el cartel estaba equivocado,

o quizá no

y recorrí el camino más largo pero el único

que me llevaba a ti

desde mis errores, desde la desolación, desde la tristeza,

para hallar

tu mano abierta o cerrada, depende de ti,

pero solo encontrarte,

en este a veces tortuoso camino que es la vida,

ha merecido la pena.

Desde este soliloquio en la soledad de mis pensamientos,

sólo a ti me dirijo,

entrelazo letras con susurros para decirte,

bajito, muy bajito,

que solo tú sabes y puedes llegar a mi corazón cerrado,

conoces el camino

y mientras tanto sigo andando o pensando o perdiéndome,

porque este reloj

no para de contar los minutos, las horas, ¡los años!,

fluye la vida,

en latidos cálidos en mis venas retorcidas, ¡vivas!

tú atrás,

cada vez más alejados de ese punto donde nos encontramos,

no lloraré,

bien lo sabes, que antes me rompo que doblarme,

sólo una sonrisa.





Este jueves lo lleva mi querido amigo Pepe desde su blog Desgranando momentos, en él encontraréis más encrucijadas, yo os muestro el camino correcto, vosotros decidís si lo tomáis, la vida es una contínua encrucijada.

jueves, 2 de octubre de 2014

¿Conoces a Censura Siglo XXI?, pues hay que leer su blog!

http://censurasigloxxi.blogspot.com.es/2014/10/este-jueves-idioma-la-palabra-pajaro.html?showComment=1412251789184

Soy asidua de este blog, y ya sabéis que si leo algo que me parece excepcional os lo traigo, que si, que tengo esto muy abandonado, pero si por casualidad pasáis no os perdáis la aportación de esta mujer a este jueves, es inteligente, irónico, divertido y genial como lo es ella, miles de besossssssssssssss

Este jueves un relato: Idioma.





Hablamos el mismo idioma, estoy segura niña, yo misma te enseñé a balbucear tus primeras palabras, ¡y que ganas de que aprendieras a hablar!, para saber que te pasaba cuando llorabas, si te dolía algo o simplemente el alma.

Hablamos el mismo idioma, te enseñé a leer poemas, a memorizarlos, a utilizarlo correctamente, a desentrañar sus formas y sus giros, a disfrutar con todas esas posibilidades que da el lenguaje.

Hablamos el mismo idioma, ¿pero lo hablamos?, porque no hay forma de entendernos, yo digo blanco y siempre entiendes negro, yo digo te quiero y tu entiendes que paso de todo, yo digo no puedo más y tú me echas en cara que no hago lo suficiente. ¡Pesan tanto todas estas palabras con las que cargo porque las rechazas antes incluso de llegar!.

Hablamos el mismo idioma, pero no he sabido encontrar las palabras, ni entiendo las que me dices, entendía mejor el llanto cuando eras un bebé, ahora las usamos como dardos para hacernos daño, tanto, que lo que yo quise enseñarte como algo hermoso, ahora son una pesada carga que hiere y rompe el corazón.

Hablamos el mismo idioma, pero de nada ha servido, de nada sirve y desde hoy hablaremos el mismo idioma, otro distinto, el de las omitidas palabras.

Hay algo peor que perder a un hijo, y es que un hijo ande perdido y ni sepas ni puedas hacer nada.



El resto de participantes de este jueves los encontraréis en casa del conductor de este jueves y quien nos propone un tema tan curioso; Juan Carlos

jueves, 25 de septiembre de 2014

Este Jueves un relato: Hablemos del silencio.

El silencio se ha hecho dueño de la humanidad, es el arma de destrucción del pecado de omisión, que es el peor pecado que existe, por parecer tan inofensivo.

Silencio que se esgrime ante tanta mentira, inmoralidad, estafa, agresividad, deshumanización, destrucción…

Tan acostumbrados al silencio que hasta callamos los buenos deseos, los latidos del corazón, los pensamientos y claro, así, ¿cómo vamos a entendernos?.

Permitimos con silencio la decadencia de esta época que nos ha tocado vivir y solo callamos, el silencio campa a sus anchas por las almas humanas.

Y yo, que solo susurro, a veces muero por no poder sacar ese grito desgarrador que me resuena por dentro… en silencio.

Señor, Señor, Señor… confieso que he pecado y peco de lo mismo que Tú, pecamos de silencio.



El resto de compañeros que participan en este jueves en casa de nuestra conductora por esta vez Matices, ¿no irás a escuchar otros silencios?.

lunes, 8 de septiembre de 2014

Romanticismo, tesis de una sirena.

Una amiga, como ya muchos sabéis, nos pidió ideas en un grupo de Wasap para hacer algo romántico y celebrar el primer aniversario de su noviazgo, ¡y no!, ¡no soy! yo que las sirenas somos escurridizas y nos negamos a “ennoviarnos” con humanos, ¡pero si no os entendemos!, por eso sigo investigando y pidiendo ayuda a mis lokitos.

Pues bien, solo contestaban chicas y proponían desde restaurantes preciosos, hoteles en sitios paradisíacos, y esas cosas que he venido observando que las mujeres consideráis romántico y me pregunté si el romanticismo es lo mismo para hombres que para mujeres y he aquí mis conclusiones con todas las respuestas que fui recibiendo.



No hay una norma general entre hombres y mujeres, pero si he podido observar una tendencia clara: los hombres pueden pasar perfectamente de las flores, bombones, regalos y sitios que las mujeres consideráis románticos y si actúan así lo hacen por complacer a las mujeres, claro está, que hay excepciones que lo hacen porque les gusta y disfrutan de ello, (mmmm sigo pensando que disfrutan de ver la carita que se le pone a ella con estas cosas, pero, quede constancia que tengo amigos que consideran estas cosas románticas y disfrutan de ellas).

Parece ser que algo fuera de lo que se considera establecido como romántico y se salga de la cotidianidad gustaría tanto a hombres como a mujeres y he aquí que en este caso entrarían las cosas más locas y disparatadas o cualquier cosa de lo más habitual que se convierte en romántica por compartirlo con la persona amada.

Ahí parece que está el punto indispensable del romanticismo, compartir con la persona amada y esa es la conclusión a la que he llegado.

Solo puede haber romanticismo si hay amor.

Habiendo amor, el conocer a la otra persona es fundamental, sus gustos, preferencias, aficiones, cuando se ama, hay que agasajar al otro, ponerse en su lugar e intentar sorprenderle con algo que le guste y es ahí donde nadie puede ayudar a nadie.

Cuidado amigos míos, si vuestra pareja os agasaja con un detalle que no os gusta, plantearos seriamente si ha desaparecido el amor, no por su parte, si no por la vuestra propia, porque como siempre digo, el amor es una enfermedad y cuando se está enamorado no se ven defectos en la persona amada.



Vale, ahora me mojo, ¿qué puede considerar romántico esta sirena?.

Pues antes de esta investigación me consideraba un pez bastante raro, porque me han regalado flores y me ha sentado como una patada en las escamas y sin embargo un paquete de palomita compartido me pareció lo más romántico del mundo… está claro que para que algo sea romántico solo hay que sentir amor y en eso parece que el corazón de esta sirena no es tan distinto al de los humanos.



Os deseo muchos momentos románticos en vuestra vida, creo que no hay nada como vivirlos, ni que de tanta felicidad, pero os advierto, no os empeñéis en buscarlos, eso se da o no se da y la felicidad se puede encontrar en miles de cosas y el empeñarse en el romanticismo lo mismo nos distrae de todo lo que nos puede hacer feliz.

Así que marineros míos, haced el favor de no enviarme paquetes de palomitas para el microondas, emmm o bueno, alguno no me vendría mal para las sesiones de cine tirada en el sillón, pero no esperéis nada a cambio que sea un gracias y compartir el sillón, ¿ehhhh?, ni por supuesto se os ocurra enviarme de esas horribles palomitas de colores dulces, puag!, aunque bien pensado, se de unos cuantos que si me las regalara…¡Eh! ¿Qué pasa?, no esperaréis que un sirena tenga corazón para un solo marinero ¿no?, jajaja, ¿qué iba a ser de mi reputación?... miles de besosssssssssssssssss.

lunes, 18 de agosto de 2014

DOLMEN

Foto de Pe Ras.

Cuando llegó como quien llega a una meta, le gustó sus formas contundentes, firmes, en un equilibrio exacto para no caer y mantenerse en pié desafiando el tiempo y el espacio.


Pensó, me podría quedar aquí para siempre, y esa sola idea le asustó.

No sabía el motivo, pero esa estructura le hacía sentir asfixia, angustia, incluso miedo y la atravesó y echó a correr huyendo dejándola todo lo atrás que podía pero como en una pesadilla, corría y corría y volvía a toparse con ella, en una sucesión repetitiva de la que parecía que no podía librarse, su angustia crecía a la vez que el ritmo de su corazón desbocado, quería gritar pero la voz no salía de su cuerpo o ¿era el aire que se la tragaba sin dejar siquiera escucharse un susurro?, sus pies parecían no poder aguantar ya el peso de su cuerpo y justo cuando iba a caer rendida despertó sobresaltada…

- ¿Una pesadilla?.

Su voz hizo que se volviera y viera esa misma estructura justo a su lado en la cama, él tenía una pierna doblada y la otra apoyando el pié en la rodilla formando un dolmen perfecto al contraluz de la madrugada.

Se levantó y comenzó a vestirse.

- ¿Volverás esta noche?.

- No, no volveré.

Él soltó una risa apenas audible, pasó su dedo índice por su espalda y le posó un beso que hizo que todos los poros de la piel de ella se erizaran de placer.

- ¿De qué tienes tanto miedo, quién te ha hecho tanto daño?, prepararé cena para dos y te esperaré.

Ella no contestó, salió de la habitación con el mismo propósito desde hacía un par de semanas, el de no volver.



martes, 29 de julio de 2014

La luz de mi reloj de sol.

Desconectados los relojes solares


tapados con la sombra de tu ausencia,

noto que el tiempo no pasa,

se queda suspendido

en la eterna espera de tu presencia.

La sed de volver a verte me consume

¿sed de qué?, me pregunto

si nunca bebí de tus labios,

¿se puede tener sed

de algo que no se ha probado?.

Hoy tus ojos deben verse pardos

que es como lucen en un día nublado,

camaleónicos a la luz me duelen,

me duelen aún sin mirarlos.

Debe ser eso,

que el día me tiene casi a oscuras

y sin saber porqué

hoy te eché de menos,

un poco más, hoy, que el resto.


miércoles, 23 de julio de 2014

Un susurro para Mel...


Música es la primera palabra y la última que susurran mis dedos al pensarte, entre música te descubrí solo, pensativo y con esa forma de mirar el infinito que despierta la curiosidad de esta sirena por saber dónde viaja tu mente cuando te ausentas rodeado de gente.


Las sirenas no podemos resistir la tentación de acudir en ayuda de un náufrago y fui a recatarte, pero me paraste en seco con un estoy bien, yo soy así… a punto estuve de darme la vuelta cuando me miraste para prestarme el profundo mar de tus ojos para poder nadar y me rescataste tú a mí.

Las bromas son la forma de comunicarse entre personas que no se conocen y si estas surgen sencillas, rápidas y acaban en risas, una ya sabe que se entenderá con esa persona y decidí quedarme contigo, no, no te asustes, hay quien colecciona conchitas de mar, yo colecciono personas excepcionales y me las quedo para siempre, pregunta, pregunta a mis lokitos y ellos te contarán, ellos ya saben que quien tiene una sirena la tiene para siempre.

Tu sentido del humor y esa pasión que sientes por la música, es lo único que se de ti, eres un melómano empedernido, por eso ya eres Mel.

Pero parece que los hados están en contra y no me dejan capturarte, lo mismo es que te quieren para ellos, puede ser… pero soy hija de Poseidón, que se anden con cuidado, las sirenas no se rinden ante temporales ni resacas y tarde o temprano conseguiré llamarte amigo, no lo dudes.



Siempre cumplo mi palabra, tú me has regalado unas notas en tu guitarra y yo te prometí un susurro de tinta, pues esto niño es un susurro de tinta, he tomado prestada la imagen que te regaló tu amiga porque me parece perfecta para este susurro. ¡Daría cualquier cosa por verte la cara! Pero no dudo que eres inteligente, imposible no serlo y amar y saber tanto de música para poder entender lo que es tomar prestado un rol para escribir un relato literario lleno de metáforas, miles de besossssssssssssssssss.

lunes, 21 de abril de 2014

AMOR...

Amor lo ocupa todo, sin remedio, cuando le tengo delante.
Mis dedos se muren de ganas por seguir mi mirada y recorrer, a caricias, cada uno de sus perfiles, mi boca se muere por seguir a mis dedos y recorrerlo todo entero a besos y el corazón se dispara así, con solo mirarlo y soñar que tras mi mirar pudieran ir mis dedos y mis besos.
Pero mis dedos se paran en su pecho, como pidiendo permiso a su corazón y mis labios en su mejilla, en un beso casto porque no encuentran la autorización para beber de sus labios, el corazón simplemente deja de latir para escuchar a mi mente que nunca le deja hablar y esta susurra: detente, ¿no ves que él no quiere?.
Y no, no quiere, o no puede,  tanto tiempo y aún no lo sé, pero mi mirada vuelve a perderse en sus perfiles y tras ella sueñan mis dedos y mis besos, que se quedan siempre en su pecho y en su mejilla y cuesta, ¡ay cuanto cuesta contenerse! cuando el corazón se dispara dejando de nuevo la mente silente y Amor lo ocupa todo de nuevo.


Lo escribí para el jueves que llevó Matices para el día de los enamorados, por problemas técnicos y de tiempo no pude publicarlo para la convocatoria, así que ahí lo dejo como un susurro más de los que se lleva el viento.

Brasero de invierno. El blog de EMEJOTA

Aunque acabamos de entrar en primavera hoy ha hecho un día de los de invierno así que os traigo un brasero muy especial, ya sabéis mi costumbre de traeros joyas que creo que no debéis perderos y ya que he vuelto de los fondos marinos que tal si visitáis a EMEJOTA y leéis este fantástico monólogo con el EGO, yo sigo de pié y aplaudiendo que me duelen ya hasta las palmas de las manos, miles de besosssssssssss

jueves, 17 de abril de 2014

Este jueves un relato: Mara Laira



-¿Pero que dices?, su sensualidad hace que no pueda pasar desapercibida, cuando te mira notas como su mirada acaricia cada uno de tus perfiles, la sangre bulle como hormigas por las venas directas a la entrepierna.
- Jajaja, de eso nada, ¿qué mirada?, si siempre la lleva esquiva y baja, solo mira de soslayo, vale que sus curvas puedan ponerte como una moto, eso no te lo niego, pero ya quisieras tú que te mirara Mara Laira.
Me fuí acercando disimuladamente para poner oído a la conversación, ya sabéis que las sirenas somos curiosas y me preguntaba quien era esa Mara Laira y que tenía esa humana que despertaba tanta "pasión" en esos dos muchachos...
- Pues me mira, no solo me mira, me susurra al oído sueños imposibles, adivina mis deseos y los hace realidad uno a uno.
- Tú lo que estás es obsesionado desde que la viste, y te drogas o algo, una tía como esa no se fijaría nunca en un tío como tu colega!
Observé al muchacho y tuve que estar de acuerdo con el amigo, carecía de encanto masculino, descuidado su aspecto, blanquito de no darle ni el sol, algo contestó que el ruido de las puertas del metro al abrir no me dejó oír, así que ni corta ni perezosa me acerqué a ellos con mi mejor sonrisa.
-Perdonad, no he podido evitar escucharos, la curiosidad me puede, ¿no tendréis una foto de esa tal Mara?, creo que es amiga mía- mentí descaradamente porque no sabía que excusa poner para abordarlos de esa manera.
- ¿Amiga tuya?, ¿si?, espera que tengo una foto.
Coge el móvil y mi ansiedad crece a la par de mi curiosidad, como será esa humana que despierta tanto deseo? y lo vuelve hacia mis ojos espectantes...
Juro que cada vez entiendo menos a los humanos!, ¿es un dibu?, ¿un vídeo juego?,¿ pero que os pasa a los humanos? y luego no creéis en sirenas y tengo que andar !escondiendo las escamas!, cuanto más vivo entre vosotros, menos os entiendo.

El resto de participantes en casa del chico del metro ;P, el amigo claro está , nuestro juevero El Demiurgo de Hurlingham

jueves, 10 de abril de 2014

Este jueves un relato: “Que arte mi arma”.



Esta sirena ya pensaba que su alma era como el horizonte, siempre equidistante, si me acercaba a ella se alejaba, si me alejaba de ella me seguía con los mismos pasos.
¿Cómo explicar que sin alma no se puede susurrar en tinta caricias de papel?, ¿cómo contar sin palabras que el vacío del alma deja sin voz a esta sirena?.
Pero mira tú por donde  que este fin de semana unos duendes invadieron Sevilla de alegría, ¡que arte mi arma!, me han llenado los bolsillos de besos y abrazos, el corazón de latidos de todos los colores y han conseguido vaciar ese mar que me ahogaba por dentro al desbordarlo por las pestañas de risa, de emoción, de un montón de sensaciones indescriptibles e imposible de definir, solo los latidos las perfilan y como no, de tristeza al despedirlos.
A esos duendes que han invadido Sevilla,¡ gracias!, algunos lo han hecho con su presencia física y otros desde su corazón que estaba entre nosotros y me han devuelto el alma, aquí me tenéis de nuevo, los dedos desparramados sobre las teclas,  las musas volando y alborotando a mi alrededor bien alimentadas, ( ya sabéis que se alimentan de emociones, ¿verdad?)  y diciendo una vez y otra, “que arte mi arma”, con la de gente que hay en el mundo, tener la suerte de haber encontrado estos duendes jueveros que siempre me rescatan.

Os quiero con toda mi alma, si, esa que por fin se ha dado de bruces conmigo y mírala ella que "a gustito" y que contenta ha vuelto a instalarse en su casa, ¡pero que arte mi arma, que arte!.

El resto de jueveros, de amigos, de duendes en casa de nuestra Matices...

jueves, 26 de diciembre de 2013

Este jueves un relato: Cuento de Navidad



Una vez me contaron un cuento precioso, se llamaba Navidad. Me contaron que una vez nació un niño que era el hijo de Dios y que todos los años se celebraba este nacimiento, otro me habló de Papa Noël y de renos voladores, otro de Reyes Magos que su magia consistía en llegar a todos los hogares a dejar regalos en una sola noche, otro de cenas copiosas y otro que no era mas que un invento de los grandes almacenes para acrecentar sus ventas… así que lo que empezó como un cuento precioso se convirtió como siempre en un lío para esta sirena que sigue sin entender el mundo de los humanos, lo que si me llama la atención es que sea lo que sea eso de la navidad, todos los humanos hacen como si lo creyeran, ya sea poniéndose a favor o en contra de ella. ¿Quién entiende a los humanos?, no creen en sirenas y si en niños hijos de Dioses, señores con barba blanca y metiditos en carne que entran por la chimenea o camellos que en una sola noche llegan a dar la vuelta al mundo, ¿y que puede hacer esta sirena cuando llega la navidad?, pues si, eso, desear felices fiestas a todo bicho viviente con el que se cruza y simular que también se cree ese cuento del que hay tantas versiones como personas que lo cuentan, solo hay una cosa que me gusta de este cuento, que el amor parece poseer a todo el mundo y que saca lo mejor de cada persona, incluso de aquellas que son detractores de ella. No se quien inventó la navidad, pero fue un gran invento.
Asi que tú que te quejas tanto de ella, que refunfuñas diciendo que ya nadie se preocupa de los amigos, que odia reunirse a cenar con la familia porque es una tontería, hazme el favor de alargar la Navidad y coge el teléfono y queda con ese amigo que hace tanto que no ves y organiza cenas familiares en Febrero o en Agosto y di que para ti es Navidad!


Ah! Se me olvidaba lo más importante y es que para el año nuevo se piden deseos, mi deseo es que siempre sea Navidad, ¿se puede pedir eso?.

Para mi amigo Jose que no le gusta la Navidad... a lo mejor a ti no te gusta, pero tú le gustas a ella... miles de besossssssssssss.
El resto de participantes en casa de nuestra querida Matices

miércoles, 6 de noviembre de 2013

VACIA

Vacía me siento y no se la razón,


miedo me da de haber caído en la locura

y lo escribo con los pocos retazos que me quedan

de una mente que anda perdida

y la verdad, ya solo las escribo para mí,

pero me cuesta encontrar la palabras,

que antes brotaban sin control,

quizá porque ya no encuentro en el alma

sentimientos que me dicten que decir.



Vacía me siento y no se la razón,

porque si alzo la mirada a mi alrededor

encuentro un mundo lleno de color,

que siempre fui guerrera y luchadora,

pero bajo los ojos y veo mis palmas vacías,

y siento el calor de las lágrimas

que recorren quemando mis mejillas,

y no se porqué lloro sin consuelo,

una a una, como un veneno, me las bebo.



Vacía me siento y no se la razón,

y odio a este ser desvalido que me mira

desde detrás de los espejos de la casa,

odio saber que arrastro los pies por la arena

y no ser capaz de alzar el vuelo de un salto,

no se como estoy hundida y me ahogo

sabiendo como se, nadar como una sirena

en el oleaje del mar de la vida

que nunca pudo arrastrarme hasta la orilla.



Vacía me siento y no se la razón,

vacía de valor,

vacía de sentimientos,

vacía de corazón,

vacía de cualquier razón, vacía,

vacía que ni soledad tengo,

vacía incluso de dolor

vacía me grita el alma

vacía, vacía solo estoy vacía...

  Este poema lo escribí en Octubre del 2006, resulta que hoy he encontrado un Word donde guardé gran parte de mi antiguo espacio de Solo Palabras, pensé que lo había perdido, no están las últimas entradas, pero guardaba hasta los comentarios, y hoy al leer esta me he dicho, mis dedos podrían escribirlo hoy, pero hoy estoy aún más vacía porque no dan ni para eso...

miércoles, 30 de octubre de 2013

Cuestión de amor

Si algo sé, es que todo es una cuestión de amor, el amor mueve el mundo.


El problema es que te quieres tanto a ti mismo que no hay sitio para nadie más, y es triste descubrirlo después de tantos años, de tanto amor derrochado.

No, no es que no supiera que siempre te has querido más a ti que a mi, pero saber que solo te quieres a ti y que todo el que no te sirva e idolatre lo sacas de tu círculo sin el más mínimo pestañeo, sin el más mínimo remordimiento de conciencia si que me sorprende.

¿Que es lo que quieres que te aportemos?, ¿qué te diga que has sido un buen esposo, un buen amigo, un buen yerno, cuñado y PADRE?, engatusarte diciéndote lo maravilloso y perfecto que eres y que el resto del mundo está equivocado, sonreírte, mimarte y llevarte con engaños a donde yo crea que tengas que ir, ¿mantener a tus hijos hasta que puedan ellos hacerlo por si mismos?, cumplir con tus obligaciones de hijo, de hermano, de tío, de persona que se relaciona por amor con el resto del mundo… si, se que sería fácil hacerlo, tus hijos también saben que eso sería fácil, pero nacimos con algo que se llama dignidad, no solo la nuestra propia, si no de las personas que amamos y no nos gusta manipular ni engañar, lo siento, no nos sentiríamos buenas personas si lo hiciéramos y el amor conlleva ser sincero, criticar si es necesario, pelear y reñir si hace falta y sobre todo humildad, para conocerse a través de la gente que te quiere, reconocer nuestros errores y crecer…

Si, si algo se es que todo es una cuestión de amor, y yo ya no lo encuentro de ninguna forma ni color dentro de mí, ni siquiera odio, es un cansancio absoluto, como el de haber corrido una maratón y haber llegado a la meta y saber que ya solo me espera el descanso.

Si mis hijos no tienen padre, tú de repente has desaparecido de mi corazón y contigo un lastre que arrastro desde hace miles de años, desde tanto que ya formaba parte de mi propia piel y ahora me siento libre por fin de ti y de ese maldito lastre que has sido en mi vida agotándome hasta casi la aniquilación.

Pues si, todo es una cuestión de amor y es cierto que hemos recorrido un largo camino juntos, pero no nos conocemos, nunca nos conocimos porque el amor a veces es ciego y yo te amé demasiado, luego, cuando me di cuenta de que ya no te amaba ni desde cuando, intenté cambiar el color del amor, al fin y al cabo eras el padre de mis hijos, pero ese no te valía ¿verdad?.

Solo te deseo que te sientas tan liberado como yo, que seas feliz y nunca te arrepientas de haber echado de tu vida lo único bueno que tú has aportado a la mía, mis hijos.

Y claro que no voy ni a perder el tiempo en decírtelo, esto es solo uno más de esos desalientos que necesito sacar del pecho y se quedará aquí colgado de este espacio que recoge estos susurros de tinta que no tienen voz.

martes, 30 de julio de 2013

Te recuerdo...

Te recuerdo que me costo miles de lágrimas en versos superar el dolor de tu silencio y me deshice en cada renglón de tinta…


Te recuerdo que me costo miles de horas, infinidad de segundos reconvertir el amor en amistad y volver a estar a tu lado…

Te recuerdo que te dije que era feliz, que estaba tranquila y no quería meterme de nuevo en esto…

Te recuerdo que me prometiste el cielo, la luna y las estrellas, hacerme volar y protegerme de la lluvia…

Te recuerdo que cada uno de mis versos llevaron por años tu nombre escondido entre los renglones…

Te recuerdo que te costo utilizar todas tus armas convencerme para que dijera un SI a volver a enredarnos en el amor…

Te recuerdo que soy una sirena y ya luché en contra de la resaca en esta misma playa y en este mismo mar…

Te recuerdo que te advertí que sería la última vez y lo tomaste como una amenaza y no como una advertencia…

Te recuerdo que ya no puedo recordarte sin sentir una decepción infinita y un vacío que todo lo llena…

Te recuerdo que te quiero fuera de mi vida y que no voy a dejar ni una rendija abierta para que vuelvas a colarte…

Te recuerdo que voy a olvidarte para siempre… palabra de sirena.

lunes, 20 de mayo de 2013

Teoría de los susurros

A veces te me resbalas

por la conciencia,

sin hacer ruido a penas,

sin ni si quiera pensarte,

es un latido suave

el delator de tu presencia,

la piel se me eriza

y las manos tienen

el recuerdo leve,

del deseo de una caricia

y luego simplemente desapareces

en un acto de voluntad férrea

que te aparta con delicadeza

de este corazón desobediente.

En vez de huir

cojo el móvil y te escribo…



Escúchame, aunque sólo susurre y mi voz no te llegue entre tanta algarabía, no pares, corre, esfuérzate y consíguelo, cuando hayas llegado a la meta, ponte otra más lejana y difícil o dejarás de ser tú… ven, te presto mi abrazo, descansa en mi pecho como si fuera una playa infinita, el flujo de mi sangre como el rumor de las olas, mis latidos son el son antiguo y milenario de todos los cantos de sirenas… ni si quiera tienes que llegar al filo de mi cuerpo para cobijarte, solo tienes que cerrar los ojos y descansar unos minutos cuando el cansancio te rinda, te queda menos y te queda todo, así niño, es la vida, pero tienes una sirena que te cuida, que no sirve para nada, pero sirve para todo, así niño, son los sueños. Te dejo miles de besossssss ahí, justo en tu mesa en un puñadito, para que los vayas cogiendo según los necesites.



Y vuelvo a ordenar los cajones,

te coloco de nuevo,

en tu sitio,

me acerco con cuidado,

te regalo una sonrisa

esperando que tal vez

te alegre un poquito el día

y me voy vestida

con la que tu respuesta

siempre me provoca

y vuelvo a escribir

la palabra AMIGO

por todas las paredes.




He aquí mi loca teoría de los susurros: tú debes creer que mis susurros son cantos de sirena que intentan acercarte a mí, sin embargo yo los uso para alejarte cuando, sin querer, te me cuelas. Terapia de choque creo que lo llamáis los humanos.

martes, 2 de abril de 2013

Adicción, locura, amor.

No he conocido a nadie como tú, tan sencillo que no hay forma de encontarte dobleces, tan natural que estar contigo es como simplemente respirar y a la vez tan complejo que una se pierde siempre en tu mundo lleno de matices distintos y escucharte hablar de cualquier cosa, hasta de la más sencilla, es tan emocionante como emprender un viaje a un universo nuevo.


Eres seductor por naturaleza, me sorprendo a mi misma embobada mirándote como tratas a todo el mundo, como te mueves, como sonríes, como iluminas cada espacio que ocupas. Sin llamar la atención la acaparas toda, es imposible resistirse a tu influjo, es simplemente perfecto dejarse atrapar por él y contemplarte como astro en medio de los planetas que giran a tu alrededor para dejarse vivificar con tu calor.

Y no puedo evitar perderme y soñar como sería quedarse en el hueco de tus brazos, apoyada en tu pecho, descansar de este tira y afloja que tienen cabeza y corazón, de ese “no puede ser” y de ese “¿porqué no?”.

Pero siempre al final despierto, me doy la vuelta y me alejo para poder desenredarme de esto que siento y que se me escapa de las manos y es que en el corazón no se manda, pero si en una misma y si me llamas termino preguntándote, algo así como un ¿has comido ya?, ¿llegaste bien?...me refunfuñas un “si mamá”, cargado de ironía, te mosqueas y te vas.

Suspiro aliviada mientras te alejas, se que volverás, te miro y se que parte de mi alma te la llevas, también se que no me da miedo amarte y sufrir, tampoco el qué dirán, me da miedo que te des cuenta y no sientas lo que yo siento por ti y definitivamente te pierda, no se puede una permitir perder alguien como tú en su vida, queda tan pocos seres extraordinarios.

El tiempo lo pone todo en su sitio, bien lo se, y se que el amor es loco e indomable, pero se puede transformar, no será la primera vez que lo haga, soy experta en pintar de un nuevo color el amor, pero hoy necesitaba decírtelo, aunque sea para mi misma, sin que me oigas… y no, ni siquiera mis dedos se atreven a escribirlo y necesito dar ese paso, el de reconocerlo para poder superarlo.

jueves, 7 de marzo de 2013

Este jueves un relato: Viento

El viento se desliza en los toboganes imposibles de tu pelo, y tras él me veo de nuevo como niña en domingo de parque.


El viento juega al escondite entre tus dedos, hace filigranas en tus manos que se llevan mi mirada en cada uno de sus movimientos.

El viento se estrella mimoso contra tu pecho, rebota y regresa a mí trayéndome el sonido de tus latidos, ¿o son los míos?.

El viento hace pacto con tus cuerdas vocales para arrancarte risas cantarinas o sólo las roza para crear tu voz hermosa, que me conquista en un susurro suave.

El viento roba el aroma de tu cuello y me lo trae sin pedirlo y elevo los ojos al cielo y pido:

-Eolo, ¡oh Dios!, ata el viento por favor, al menos cuando él esté cerca de esta sirena.

El viento, cógelo amor y enrédalo en mi pelo y que no se mueva, porque si vuelve a rozar tan solo uno de tus cabellos, me perderé, me disolveré, desapareceré como el viento al rozar tu piel.

Los demás compañeros donde mi querido Juan Carlos

domingo, 24 de febrero de 2013

Este jueves un relato: Saltándome las normas.


Vaya temita que ha planteado mi medio esposo, la verdad, es que yo soy de cumplir normas, todas menos las de conducta de los espacios y recordé que por ser cumplidora mi espacio en Wordpress estaba privado, pero a mi querido amigo Luis de Burg le denunciaron el suyo y se lo cerraron y le dediqué una entrada en protesta por esas normas que cohíben el arte indiscriminadamente, rompiendo las normas de Wordpres y las mías propias de tener mi “casa” cerrada, desde entonces todos mis espacios han sido abiertos , libres y públicos… así que esa entrada será hoy mi Jueves dominguero, en el título enlazo su ubicación original, miles de besossssssss.




FUNERAL DE MI DEMONIO

Se desgarra el alma de tristeza y pena...

El infierno hoy se ha apagado, que no arde, que se inundó de lágrimas, espesas, saladas, contundentes...

Plañideras vestidas con provocativa lencería negras con encajes unas, blancas inmaculadas de algodón virginales otras, siguen la comitiva del féretro, amantes todas de un demonio inigualable, él tuvo para todas y a todas las amó profundamente...

¿Que es la moral?, ¿las normas de conducta?, ¿quien decide lo que está bien o mal?, que maten a todos los románticos de rosa y labio fácil, me quedo mil veces con un demonio depravado, lascivo, excitante, grosero y malhumorado, un demonio de corazón grande que en años ni hirió ni engañó nunca a esta sirena que hoy lo llora a mares, a la cabeza de la comitiva, con lágrimas invisibles como lloran las sirenas.

El infierno se ha helado, ¿quien va a calentarlo ahora, si matan a nuestro demonio?, el eco de sus palabras resonarán en la noche, desgraciados hipócritas, que por matar, han endiosado a un Dios caído en la más profunda de las oscuridades, donde los sueños se hacen realidades, donde los deseos conviven con las verdades.

Mis cantos de sirena para ti mi demonio, desquebrajaré la tierra con mis susurros, serás leyenda de un mundo de letra, de arte, ese que quieren acallar los cobardes, los que no son capaces de mirar cara a cara a su propia alma y rompen con espadas de silencio a quien sabe decir lo que siente, quien no se esconde ni se avergüenza de ser como es, un ser excepcional, que mira el mundo desde un punto de vista diferente, a mil kilómetros de altura de cualquier mortal mediocre.

¿Querías un sepelio impresionante?, como siempre tus deseos son órdenes, mira en mis retinas y verás tu propio entierro sin que te haya tocado la Dama de la muerte, que mientras a esta sirena le quede aliento, ni un pelo te tocan, mi vida, que las sirenas también sabemos ser seres infernales cuando nos tocan a quienes queremos y protegemos....

Callad ahora, contemplad como pasa el Demonio de la Cámara oscura, detrás venid todos que cuando lleguemos al cementerio, no habrá oraciones al cielo, no habrá nicho esperando, ni mausoleo que reciba su cuerpo, habrá piel, bocas, carne, risas y deseos, cuerpos mezclándose al compás que nuestro señor nos mande, intercambios de fluidos calientes, sexo, risas, amor, perversión, bacanal mortuoria de vivos desterrados a un cementerio sin flores...

Me acerco sigilosa a tu lado, te abrazo por la espalda rozando suavemente tu tatuaje, a la altura de tu oído una vez más te susurro...

“idiotas de mentes obtusas, pecadores de la envidia, no te han matado, amor mío, que te han hecho inmortal en vida...”

Te vuelves seductor, me miras como siempre con tus negros ojos profundos, me sonríes perdiendo la mirada en mi escote, me abrazas por la cintura suave y tiernamente y me ordenas:

“ven sirena, vamos a celebrarlo...”


PD: Mi espacio, este espacio, siempre ha estado privado, hoy abro las puertas para un funeral que me da risa, ahí lo tenéis, si queréis cerrarlo, en vuestro derecho estáis, no merece la pena aportar en un lugar donde andan censurando el arte, ignorantes pedantes de picha floja, esta sirena no grita, susurra, que os ofrezco mis muñecas, cortadlas cobardes!!!....

Va por ti mi demonio, va por tu arte...



El resto de transgresores en casa de nuestro querido GUS

jueves, 14 de febrero de 2013

Este jueves un relato: in fraganti.

Esto que os voy a contar es verídico y cuando os lo cuente pensaréis, es verdad porque estas cosas solo le pasan a Susu.


Era en mi época de Madrid, trabajaba en una superpija oficina de mi empresa y teníamos un día de trabajo de esos que una quisiera haberse quedado en casa acostada, acababa de tener una conversación de besugos con un cliente histérico que me decía por enésima vez:

-Los envíos tienen que salir hoy sin falta, ¡me da igual como lo hagas pero los adornos de navidad tienen que estar mañana en las tiendas!.

Yo volví a contestarle, sin perder la sonrisa telefónica, muy suavito, susurrándole al cliente mientras la yugular se me hinchaba peligrosamente:

- Lo tengo todo preparado en los almacenes, mozos extras, pre-alertada la fuerza de reparto, pero vuestro proveedor no nos ha entregado las cajas, no podemos montar los kit sin las cajas, por favor habla con tu proveedor a ver si nos las va a entregar hoy y a que hora.

En esto da un bufido y me cuelga, yo suspiré aliviada porque ni tiempo había tenido de ir a… bueno, eso, a hacer “pis” y salí volando para el servicio.

No había hecho más que bajarme los pantalones cuando escucho un ruido en la ventanita del baño, justo detrás de mí, del susto hasta se me pasaron las ganas y veo el andamio colgante del limpiacristales, ni deciros que batí el record de abrocharme el pantalón y salir pitando del baño, y entre la vergüenza, los nervios del día, me dio por la risa e imaginarme que si yo me había asustado, el susto que se habría pegado él y llegué a mi sitio muerta de la risa, mi compañera que me conoce muy bien, me miró como diciendo, cuenta, a ver que has hecho ahora y ya no pude parar…

-Verás, es que estaba yo más feliz que una perdiz intentando hacer pipí cuando oigo un ruido en la ventanita y me veo el andamio del limpiacristales y claro, he salido volando a darle la vuelta al edificio porque el pobre hombre se habrá caído del susto ¡al ver mi trasero cual luna llena allí en pompa!, habrá creído que era un extraterrestre y mujer, me he preocupado muchísimo y me he dicho ¿se habrá matado…?

Mi compañera empezó a reír a carcajadas con lo que ya tenía a media oficina pendiente de mi historia y yo que apenas podía aguantar la risa histérica continué imaginando lo que podría haber pasado…

-Pero cuando iba llegando a la parte de detrás del edificio me he dicho, ¿y si le ha gustado?, y ¡me he dado la vuelta ruborizada!, porque chicos, ya os digo yo que ¡se ha enamorado de mi seguro!- las carcajadas seguro que se oían a mil kilómetros a la redonda- Y claro, yo irremediablemente ya estoy enamorada de él, a ver como una mujer se resiste a un limpiacristales admirador de mis partes menos nobles…
En eso que se hace un silencio sepulcral.
Miro hacia detrás y me veo a mi Consejero Delegado mirándome, no se si su expresión desencajada era de estar cabreado o  de contener la risa y me espeta a bocajarro:

-¿Se pude saber que es lo que ha pasado con la campaña de Navidad?... me acaban de llamar de arriba que les hemos dicho que no podemos sacarla, ¿eso no lo habías montado tú?

Bueno, la campaña la resolvimos y mi Consejero Delegado cuando tuve que venirme a Sevilla por motivos personales me buscó plaza aquí en Sevilla, así que supongo que no fue para tanto, eso si, todavía hoy llamo a central para cualquier cosa y me siguen diciendo eso de “ayer vi al limpiacristales y me preguntó por ti”, tras un “desde que te has ido esto no es lo mismo”, ¡ya!, claro, ¿a ver de quien se van a reír ahora?

Lo triste es que nos llevamos un año cruzándonos y claro, no me reconocía, emmmm, digamos “de cara” ¡así es el amor de cruel!, y como hoy es un día muy especial, no he podido evitar recordar como cupido, ese pájaro borracho, una vez más erró el tiro con sus flechas.

Si, lo se, esperabais algo romántico y bonito para este día, jajaja, me niego, el amor es romántico, perfecto, maravilloso todos los días del año y los que me conocéis sabéis que nunca, nunca le he dedicado una entrada romántica a San Valentín, el resto de participantes en casa de mi querido, amado y adorado medio esposo Gus.

lunes, 11 de febrero de 2013

¡Mi caballito de mar se ha enamorado de él!.




¿Sabéis esos dibujos animados en los que los humanos tenéis a un ángel y a un demonio uno en cada hombro?.


Pues bien, las sirenas, por si no lo sabéis, tenemos un caballito de mar y una medusa en cada uno y no se que hacer ya con la maldita medusa que me tiene al pobre caballito acorralado y mudo.

La medusa me tienta y me dice, míralo, no me digas que no te dan ganas de comértelo y lo miro y por Poseidón que hasta me tiemblan las piernas si se pierde mi mirada por sus contornos, se me erizan todas las escamas regodeándose de gusto, formando tal escándalo que temo que hasta los humanos de alrededor las oigan y agacho la cabeza y tapo mi rubor con mi melena para que nadie lo vea y miro al mi caballito pidiendo ayuda.

Y antes de que abra la boca mi ángel caballio de mar, va él, ais, él que me tiene loca por mucho que yo me contenga y me gasta una broma y le meto el codo en las costillas y se encoje como un niño travieso y se parte de la risa, y ¡hala! Ya tiene la medusa de nuevo como tentarme.

“Mira sirena esa sonrisa”, y no lo ha terminado de decir y ya estoy perdida en su boca, y va y me dice la muy medusa, “¿has visto alguna vez labios más apetitosos, no te dan ganas de morderlos?”

Y me llevo el botellín de cerveza a los míos porque temo que se desprendan ellos solos y necesito algo con lo que sujetarlos y entretener mis manos que arden por tocarle y perderse en él para no encontrarse nunca más, y vuelvo a mirar a mi caballito de mar para que me salve y me lo veo embobado ¡¡¡mirándole!!!,



Estoy perdida, mi caballito de mar se ha enamorado de él.

Mi medusa, esa rastrera, metomentodo y lianta lo ha convencido con su verborrea, ¡socorro!, ayudadme, necesito un caballito de mar urgentemente, Poseidón prometo ser buena, no enredarme tanto entre humanos y hasta aprendo a cantar como mis hermanas, pero dame un caballito nuevo que este no me sirve y temo perderme y perder todas mis escamas.

Mientras Poseidón oye mis súplicas, (ya sabéis como son los Dioses de caprichosos), echadme un par de cuerdecitas para atarme, me quedaré apartadita de él, os lo prometo, pero que todos los dioses le protejan como se le ocurra acercárseme ni en broma estando mi caballito de mar inutilizado, pero miradlo, ¡si hasta le salen corazoncitos de las orejas!

Esto señores es muy, pero que muy grave, vigiladme por Dios y no me dejéis salir de mi pecera hasta que hayan sustituido mi caballito de mar, o es a mi medusa la que me han de cambiar?... lokitos, esta sirena está averiada, a la espera de repuestos no me hago responsable de mi comportamiento, jejeje, ¡mejor no tentarme!.



miércoles, 6 de febrero de 2013

¿Necesitas un masaje? (Jugando)

No hay problema niño, concéntrate, relájate, déjate llevar por la imaginación y mecer por mis susurros, es fácil, es como flotar en el mar y seguir el vaivén de las olas, de eso las sirenas sabemos mucho, hazme caso.


Túmbate boca abajo, no te asustes, voy a sentarme a horcajadas sobre ti para tener una mejor perspectiva de tu espalda, se pierde mi mirada por la perfecta orografía de tu piel rendida a mis manos, manos que se pierden primero por tu pelo y yo, al azar, por uno de tus rizos, montaña rusa que me lleva a un viaje de vértigo, acelerando mis pulsaciones sin remedio.

Mis dedos se funden en tus trapecios, desaparecen haciéndose uno con tu cuerpo, tu piel se eriza y tu respiración se pausa y se burla de la mía que se dispara proporcionalmente inversa a la tuya.

Encuentro lentamente cada una de tus costillas y cuentan, una a una, todas tus vértebras mis caricias, contemplo tu rostro hermoso y sonrío al ver tu gesto confiado y tranquilo abandonado a mis manos y el corazón me da un vuelco de esos que hacen brotar un beso de los que pesan en los labios y hay que depositarlo.

Bajo sigilosamente encajando sin esfuerzo mi cuerpo en tu cuerpo, en silencio para no romper tu descanso, y lo dejo con ternura justo debajo de tu pelo, en tu nuca, sí, puede ser, tardando un poco más de lo necesario, pero es que lo he hecho inconscientemente, lo prometo y al darme cuenta me incorporo de un salto, veo que tu respiración ahora si acompasa a la mía y haces el intento de darte la vuelta y te poso levemente la mano sobre el hombro…

¿Estás seguro niño que quieres volverte?, mira que luego no habrá forma de dar marcha atrás, ni tendrá remedio…



Ya sabéis como funciona esto, yo lo empiezo, vosotros lo continuáis en vuestra imaginación o con aportaciones al relato que luego suba, lo importante, hacer volar la imaginación y ejercitarla, hacía mucho que no os proponía un jugando, animaros!!!, miles de besossssssssssssss



lunes, 28 de enero de 2013

CURIOSO.

¿Creíste que si desaparecías iba a poder olvidarte y no echarte de menos?.


Recuerdo esa sensación entre rabia, decepción y dolor, sobre todo dolor agudo y lacerante, cuando cerraste todas las puertas entre tú yo, si es que alguna vez hubo un tú y yo… porque hoy al levantarme y ver como brillaba el sol le sonreí al día desde mi ventana y no me acordé de ti, ni te eché de menos, pude que por primera vez desde que nos despedimos sin despedida y me he dado cuenta hace un ratito.

Y sabes que las sirenas somos de complacer a nuestros amigos, pediste que te olvidara y te he olvidado, ya sabes, a eso ayuda mi neurona oxidada y mi memoria de pez y si, me he dado cuenta hace un ratito, que empecé a escribir y al terminar he visto sorprendida que entre mis renglones ya no quedaba rastro de tu nombre.

Y he vuelto a sonreír, porque ahora, desde la distancia que da el que ya no duela, solo puedo sentir el alivio de que hayas desaparecido de mi vida, que curioso, seguramente sea lo mejor que hayas hecho por mi y ni siquiera puedo darte las gracias.

EL SURGIO DEL AGUA

Recuerdo perfectamente la primera vez que le vi, me pareció la criatura más hermosa del mundo, una perfecta estatua griega que hubiese escapado del museo arqueológico y hubiese tomado vida.

Mientras hablaba con una amiga común solo podía mirarle y pensar que podría pasarme las horas modelando en barro su precioso pelo ensortijado, su perfil perfecto, su largo cuello de cisne sin alas… recuerdo que cuando volvió del agua y empezó a presentarle mi amiga, yo estaba cambiándome de zapatos y tuve que pedir que esperara un segundo, (para variar mi don de la oportunidad es único ya me conocéis). Luego cuando pronunció su nombre pensé, “si es que hasta el nombre lo tiene bien puesto, habrá que vigilarlo, para que no se ahogue si se descuida contemplando su imagen reflejada en el agua”, luego reí para mi misma y me dije, “anda, anda, cuidadito no seas tú quien se ahogue mirándolo, sirena, ¡que es muy joven!” y adopté esa postura en mi tan habitual de madre, una infalible y perfecta muralla que no se ve ni a penas se detecta y que coloco probablemente para poner una distancia de esas que no hay forma de salvarla.

Luego fui conociendo a la gran persona que es, inteligente, honesto, con un gran sentido del humor, apasionado y comprometido con las cosas que le gustan y cree, humilde … creo que no tiene espejos en su casa o sus espejos le mienten, esta sirena nunca entendió eso de vuestros espejos humanos y no sé muy bien que hace alguien como él, en un grupo como el nuestro… así que surgió esa otra parte de mi incontrolable e insufrible que es hacer de Celestina, bien lo sabéis, él también, lo confieso, lo ha sufrido en sus carnes, por ello pido perdón a todos los dioses, me echó en cara el que quisiera emparejarle, insisto que es una parte de mi que no puedo controlar.

No se como nos quedamos solos a la hora de irnos de la fiesta, yo le había ofrecido que se quedara en casa a dormir para que no condujera hasta su pueblo, ¿queréis no pensar mal?, tengo una habitación de invitados y le prometí, y todos sabéis que mi palabra es ley, no meterle mano, pero entre bromas me dijo que llevaba mucho sin beber y que si no iba a meterle mano, estaba bien para conducir, que si, que ya me conocéis y soy una enreda, pero también sabéis que no soy peligrosa, emmm, bueno, no siempre.

Ya habíamos acordado que me acercaría al menos a casa para que no fuera sola, el había dejado de beber, pero yo no, y cuando me soltó eso de “me gustas tú…” para explicarme que mis intentos de Celestina eran en balde, lo reconozco, me asusté, se bien que el alcohol hace que uno actúe más con los sentidos que con la cabeza, y aunque sé que lo dijo de modo general y por ser galante, vi al hombre que es y no al niño que yo me empeño que sea, así, cuando nos alcanzó otro amigo y se ofreció a llevarme, ahí, justo ahí, me dije “quien evita la ocasión, evita el peligro”, no porque no me fiase de él, si no porque no me fiaba de mí misma y me fui con nuestro otro amigo… haced el favor que os oigo, no soy cobarde, pero quedarme no hubiese sido valentía, si no inconsciencia, ¡coma etílico más bien!.

Al día siguiente además de una tremenda resaca, sentí vergüenza de mi comportamiento, él lo había dicho en broma y yo me asusté como si lo hubiese dicho en serio, ¿pero de donde sale ese ego absurdo?, decididamente tengo que dejar la cerveza, encima haberme ido cuando ya había dicho que me acercaba no estuvo bien, lo se, tampoco está bien que le trate como a un crio, se que a veces le molesta, pero él necesita alguien con quien pueda hacer planes de futuro en el que se contemplen hijos, familia, yo vengo de vuelta de todo eso, le aprecio como amigo y como hombre es algo excepcional, pero las cosas son como son y las sirenas somos traviesas, pero tenemos muy claro que hay zonas en las que no se puede nadar.

Por eso sentía que debía darle explicaciones por si se hubiera molestado y le dije algo así como tenemos que hablar… pero no pudimos encajar agendas y parece que no está molesto, así que correré un tupido velo sobre lo que pasó, seguiré tratándole como a un niño y él seguirá diciéndome que parezco una maestra y olvidaré este episodio de mi vida en cuanto le de al intro para colgarlo en este blog donde os cuento todas esas cosas que esta sirena no entiende del mundo de los humanos, así sabréis que sigo viva, que sigo haciendo la idiota por ahí y que a veces suelto los deditos en el teclado para dar un toque de humor, a todas estas cosas que me pasan que en realidad son una ¡vergüenza!, prometo enmendarme y portarme bien… o no… que luego tendré que cumplir mi palabra.

miércoles, 9 de enero de 2013

Desde una nube por ti.

Hoy por ti, voy a vencer mi vértigo y subirme a una nube para contemplar tu vuelo, así desde el cielo, entregarte mi regalo para un día tan especial, no, no voy a felicitarte, debería felicitar a todos y cada uno de los que tenemos la suerte de conocerte.


Me pediste un roscón de Reyes, pero ya sabes que aunque soy de complacer a mis amigos, hay normas que no rompo y si eres goloso, digo yo, que lo mismo te da una tarta.

Para ti de chocolate amargo como la distancia y negro como tus alas, no me mires así que nos conocemos, ¡claro que lleva sorpresas dentro!, para arrancarte una sonrisa y mimar esa parte tuya tan niña, curiosa y traviesa que siempre me desarma.

He metido en ella un trocito de cielo, no cualquiera, si no de ese precisamente que rocé con mis dedos el día que te cruzaste en mi vida, no hay ninguno más bello, de echo creo que antes de ti ni siquiera existía el cielo.

También hay dentro un Beso, si, sólo uno, pero ese que sólo tú y yo sabemos, no se necesitan más besos, es más, el resto, no deberían llamarse así o tendremos que inventarnos un nombre para ponérselo a este Beso.

Hay también cosquillitas, las que producen mis dedos al rozar tu espalda cuando paso por tu lado y te pillo descuidado soñando, no se resisten a tocarte, ya sabes que a penas puedo controlarlos, ¿qué te cuentan cuando escriben en silencio sobre tu piel?.

Me ha costado envolver esta caricia, no tiene límites ni de tiempo ni de espacio, ten cuidado, si te toca, al abrirla, la he comprimido tanto que lo mismo se derrama por tu cuerpo inundándolo y a ver como luego te deshaces de ella.

También hay una moneda, es mágica, la he fabricado con mis propias manos, acero de mis escamas y sueños, si le da el sol, en forma de holograma, se pueden leer todos y cada uno de los susurros que te he dedicado, dedico y dedicaré.

Hay un paquetito en el que he envuelto un ramillete de latidos, de esos revoltosos que he cogido al azar de donde los guardo cuando me los provocas, para echar mano de ellos en días grises y tristes, son el mejor remedio contra la soledad.
He metido un "ladito" ese que siempre pido que me "eches" para cuidar de tus sueños, velarlo y acompañarlo, cuidarlo para que acuda cuando lo llamas, dibujarte con palabras los más hermosos  escenarios en el fondo del mar.

¿Te animas?, venga, toma el cuchillo y corta a ver que te toca, como es tu cumple si quieres, pero no se lo digas a nadie, dime al oído que es lo que quieres y yo te digo por donde, ¿qué las quieres todas?, no tienes remedio, anda, toma, te cambio el cuchillo por la cuchara y ya puedes empezar, ¡luego no me pidas cuentas si te empachas!, que siempre es bueno que haya una sirena en casa.

¡Ah!, claro, se me olvidaba, por supuesto que también hay una sirena, pero esa niño, cortes por donde cortes, ya te ha tocado, lo siento, ya te dije que quien tiene una sirena, la tiene para siempre y tú eres el océano de esta sirena, no se te puede querer más, imposible quererte menos.