lunes, 28 de enero de 2013

CURIOSO.

¿Creíste que si desaparecías iba a poder olvidarte y no echarte de menos?.


Recuerdo esa sensación entre rabia, decepción y dolor, sobre todo dolor agudo y lacerante, cuando cerraste todas las puertas entre tú yo, si es que alguna vez hubo un tú y yo… porque hoy al levantarme y ver como brillaba el sol le sonreí al día desde mi ventana y no me acordé de ti, ni te eché de menos, pude que por primera vez desde que nos despedimos sin despedida y me he dado cuenta hace un ratito.

Y sabes que las sirenas somos de complacer a nuestros amigos, pediste que te olvidara y te he olvidado, ya sabes, a eso ayuda mi neurona oxidada y mi memoria de pez y si, me he dado cuenta hace un ratito, que empecé a escribir y al terminar he visto sorprendida que entre mis renglones ya no quedaba rastro de tu nombre.

Y he vuelto a sonreír, porque ahora, desde la distancia que da el que ya no duela, solo puedo sentir el alivio de que hayas desaparecido de mi vida, que curioso, seguramente sea lo mejor que hayas hecho por mi y ni siquiera puedo darte las gracias.

14 comentarios:

Maribel G. M dijo...

Ya has pasado página!!!
Eso está bien.
Un beso y que tengas una buena semana

Susurros de Tinta dijo...

Yo diría más bien que he cerrado la contraportada de un libro muuuuuy gordo y pesado, tanto que lo he tirado por la ventana para ni siquiera guardarlo en la estantería de nuevo... mi estantería también ha suspirado de alivio, a que lo has oído?, jajaja, miles de besosssssssssssss

Pepe dijo...

Hoy me he levantado refranero así que te voy a dar la tabarra con unos cuantos que creo vienen al pelo.
"A enemigo que huye, puente de plata".
"No hay mal que cien años dure ni cuerpo que lo resista".
"Siempre que llueve, escampa"
"A lo pasado, adios. A lo que venga, Hola".
Bueno preciosa, no te caliente más el coco.
Me alegro de esa sonrisa que muestras radiante en tu último párrafo.
Besos.

Manuel dijo...

Que decirte..... ENHORABUENA
Ahora a ser feliz
Unbeso

Natàlia Tàrraco dijo...

Sirenita, pues bien, déjalo correr, pelillos a la mar esa que tan bien conoces. Besitos cariñosos.

Susurros de Tinta dijo...

Mi querido Pepe, jajaja, me da que te alegras tú más que yo, aissss, Manuel, esto hay que celebrarlo, que tal quedada bloguera???, seeeee, que ganas de volver a reunirnos todos!, mi Diosa, pelillos?, melena entera, el sabado me voy a Cádiz, aunque nu se si tendré valor de meterme en el agua, jijiji, pero prometo al menos mojarme el pelo y traerte la foto y ya sabes que la palabra de una sirena es ley, miles de besossssss

rodolfo dijo...

a mi me daba pena, por que con cada amor, algo mio se iba para siempre... debe ser por eso que este marinero casi ya anda extinto

Susurros de Tinta dijo...

Siempre tienes razón mi querido marinero, siempre perdemos algo de nosotros con cada amor, algo insustituible, ¿pero sabes?, creo que el corazón solo se regenera si alguien vuelve a hacerlo latir, y se crea un nuevo trozo, que volveremos a perder o puede que no, que encontremos quien lo cuide y lo haga crecer y crecer hasta que no quepa en el pecho!, aigggg, somos unos románticos empedernidos, jajaja, por eso nos queremos, ¿ves?, ese trocito que comparte esta sirena con su marinero se que nunca se va a perder y que nos lo cuidaremos, ummmm, tu has venido a por otro beso en los morros, que no?, jajaja, pues hala, ahí va, muacssssss!!!!, no iba a dejarlo solo en tu casa, jajajaja

G a b y* dijo...

Eso suena a bálsamo... es curioso, pero, hay distancias -a veces impuestas por el otro, que no hacen otra cosa que acercarnos más, mentalmente tal vez, y eso se convierte en cadena con candado. Cuando la distancia viene con soplos de aire interno, nuestro muy nuestro, zas! todo pasa a ser un alivio que se agradece.
Me han llegado tus palabras, y el remate de tu texto, glorioso!
Besos!
Gaby*

Luis de Burg dijo...

dar las gracias es tan importante como decir adios, lamentablemente es muchos casos nunca logras tener el tiempo adecuado para hacerlo, por ejemplo, a nuestros padres, se van y sin que nosotros les hayamos dado las gracias por todo lo que se esforzaron por hacernos personas de bien, por todo el cariño y el amor desinteresado, por todos los consejos y las palabras que nunca supimos escuchar, por todas las lágrimas, el sudor y la rabia, por no matarnos en su intento por salvarnos, por cuidarnos o por evitar que caigamos en malos pasos, nunca les pudimos agradecer y simplemente ya se fueron, y para colmo de males ni siquiera nos dimos el tiempo para despedirnos y decirles adios.... creo que son dos cosas muy importantes que hacer antes de seguir nuestro camino, que importa si nos duele hacerlo, si nos pesa o nos llena de verguenza, creo que en el fondo es importante decir adios, es la forma más precisa de cerrar un libro para poder intentar abrir otro.....

Susurros de Tinta dijo...

Ya ves Gaby, que para mi demonio el no poder dar las gracias ni decir adios es un problema, aisss, demonio mio, hay personas que están mejor lejos que cerquita y es simplemente una ironía, en realidad este libro estaba cerrado hace ya mucho, solo que yo no me había enterado, ya sabes que las sirenas a veces somos despistadas, cabezotas y no nos gusta rendirnos a las tormentas ni el oleaje y se nos olvida lo agradable que es nadar a corriente y dejarse vencer por el dulce subir y bajar del ondulante movimiento del mar, mmmm, os venís?, es fantástico, probad!!!

Lucia M.Escribano dijo...

Bueno es hora de empezar a abrir ventanas...y que entre el aire fresco...no solo para tirar el pesado libro sirven preciosa, tambien nos incitan a vivir la vida...No lo olvides y pasalo de vicio...Besos

censurasigloXXI dijo...

PUES EN MI CASO, CUANDO UN AMOR SE HA IDO ES PORQUE NO LO ERA REALMENTE Y SIEMPRE ME HE ALEGRADO DE DESEMBARAZARME DE ÉL CON EL TIEMPO.

UNA PIEDRA MENOS EN LA MOCHILA...

HALA, A TOMAR EL FRESCO, A RESPIRAR HONDO Y P'ALANTE. ESTA NOCHE NOS VAMOS DE FIESTA, PONTE GUAPA!!

UN BESO Y UN CAFELITO LLENO DE LIBERTAD.

San dijo...

Que bueno eso de tener memoria de pez, que bueno escribir y no encontrar el rastro de su nombre,ahora se puede escribir sirena, sirena, sirena...que es lo que realmente importa.
Un abrazo.