jueves, 14 de febrero de 2013

Este jueves un relato: in fraganti.

Esto que os voy a contar es verídico y cuando os lo cuente pensaréis, es verdad porque estas cosas solo le pasan a Susu.


Era en mi época de Madrid, trabajaba en una superpija oficina de mi empresa y teníamos un día de trabajo de esos que una quisiera haberse quedado en casa acostada, acababa de tener una conversación de besugos con un cliente histérico que me decía por enésima vez:

-Los envíos tienen que salir hoy sin falta, ¡me da igual como lo hagas pero los adornos de navidad tienen que estar mañana en las tiendas!.

Yo volví a contestarle, sin perder la sonrisa telefónica, muy suavito, susurrándole al cliente mientras la yugular se me hinchaba peligrosamente:

- Lo tengo todo preparado en los almacenes, mozos extras, pre-alertada la fuerza de reparto, pero vuestro proveedor no nos ha entregado las cajas, no podemos montar los kit sin las cajas, por favor habla con tu proveedor a ver si nos las va a entregar hoy y a que hora.

En esto da un bufido y me cuelga, yo suspiré aliviada porque ni tiempo había tenido de ir a… bueno, eso, a hacer “pis” y salí volando para el servicio.

No había hecho más que bajarme los pantalones cuando escucho un ruido en la ventanita del baño, justo detrás de mí, del susto hasta se me pasaron las ganas y veo el andamio colgante del limpiacristales, ni deciros que batí el record de abrocharme el pantalón y salir pitando del baño, y entre la vergüenza, los nervios del día, me dio por la risa e imaginarme que si yo me había asustado, el susto que se habría pegado él y llegué a mi sitio muerta de la risa, mi compañera que me conoce muy bien, me miró como diciendo, cuenta, a ver que has hecho ahora y ya no pude parar…

-Verás, es que estaba yo más feliz que una perdiz intentando hacer pipí cuando oigo un ruido en la ventanita y me veo el andamio del limpiacristales y claro, he salido volando a darle la vuelta al edificio porque el pobre hombre se habrá caído del susto ¡al ver mi trasero cual luna llena allí en pompa!, habrá creído que era un extraterrestre y mujer, me he preocupado muchísimo y me he dicho ¿se habrá matado…?

Mi compañera empezó a reír a carcajadas con lo que ya tenía a media oficina pendiente de mi historia y yo que apenas podía aguantar la risa histérica continué imaginando lo que podría haber pasado…

-Pero cuando iba llegando a la parte de detrás del edificio me he dicho, ¿y si le ha gustado?, y ¡me he dado la vuelta ruborizada!, porque chicos, ya os digo yo que ¡se ha enamorado de mi seguro!- las carcajadas seguro que se oían a mil kilómetros a la redonda- Y claro, yo irremediablemente ya estoy enamorada de él, a ver como una mujer se resiste a un limpiacristales admirador de mis partes menos nobles…
En eso que se hace un silencio sepulcral.
Miro hacia detrás y me veo a mi Consejero Delegado mirándome, no se si su expresión desencajada era de estar cabreado o  de contener la risa y me espeta a bocajarro:

-¿Se pude saber que es lo que ha pasado con la campaña de Navidad?... me acaban de llamar de arriba que les hemos dicho que no podemos sacarla, ¿eso no lo habías montado tú?

Bueno, la campaña la resolvimos y mi Consejero Delegado cuando tuve que venirme a Sevilla por motivos personales me buscó plaza aquí en Sevilla, así que supongo que no fue para tanto, eso si, todavía hoy llamo a central para cualquier cosa y me siguen diciendo eso de “ayer vi al limpiacristales y me preguntó por ti”, tras un “desde que te has ido esto no es lo mismo”, ¡ya!, claro, ¿a ver de quien se van a reír ahora?

Lo triste es que nos llevamos un año cruzándonos y claro, no me reconocía, emmmm, digamos “de cara” ¡así es el amor de cruel!, y como hoy es un día muy especial, no he podido evitar recordar como cupido, ese pájaro borracho, una vez más erró el tiro con sus flechas.

Si, lo se, esperabais algo romántico y bonito para este día, jajaja, me niego, el amor es romántico, perfecto, maravilloso todos los días del año y los que me conocéis sabéis que nunca, nunca le he dedicado una entrada romántica a San Valentín, el resto de participantes en casa de mi querido, amado y adorado medio esposo Gus.

38 comentarios:

Mar dijo...

Creo que nunca dió tanto que hablar un trasero al desnudo en una oficina! jajajajaja Y un limpiador de cristales, tampoco!!

Bss.

Matices dijo...

Estas cosas no se olvidan, y me imagino que seguirá dando para muchas risas... sobre todo si el sorprendido sigue por allí.
No cambies nunca, amiga. :)

Besos

Valaf dijo...

jajajajaja, es que me imagino al limpia en la rutina de los cristales y de repente, tooooooooma sorpresón!!!!, jajajajaja

Y bueno, San Valentín y el humor no tienen porqué estar reñidos, vamos, ni de coña. Me ha encantado.

Un beso

G a b y* dijo...

Qué situación! jajaja! Pero bueno, esas cosas pueden llegar a suceder, aunque, vaya que no es común que a una le conozcan las nalgas y no la cara! Me he divertido con tu relato, y si encima es verídico, la cuota de realidad lo hace más gracioso.
Un beso al vuelo!
Gaby*

Rochies dijo...

yo jamás he festejado San Valentín, porque además es el cumpleaños de mi brother, y celebro que no lo hayan elegido como tópico.
Como se equivoca Cupido a veces, no? Cuántas veces!
un abrazo

Alicia Gonzàlez dijo...

Genial la anécdota, seguro que le alegraste la mañana al limpiacristales jejeje.
En cuanto a lo de San Valentín, estoy contigo, nadie tiene que marcarnos el día para demostrar lo que sentimos por los demás. Un saludo

Luis de Burg dijo...

parece que hoy, nadie le ha dedicado nada a san valentín, ni al amor ni a todas esas tonterías, será que después de todo, el mundo ya no se enamora como antes??? que el amor ha pasado a un segundo plano?? por culpa quizás de las crisis mundiales? pues que mal, porque si ya no hacemos el amor, sólo sexo, tendríamos que crearle un día para celebrar el sexo y eliminar el catorce de febrero....

pero tu entrada ha quedado de maravilla, con todas las risas y el morbo de imaginarme tu gran trasero, que la verdad dudo mucho que se pudiera ver algo con una ventana de baño tan pequeñita, porque si es una luna llena gigante, nadie notaría su esplendor a menos que se vea en pantalla grande como en una ventana gigante HD, pero bueno, lo mejor de todo es que todas tus experiencias o la mayoría siempre terminan en risas y eso es como sacarse la lotería... un beso en esas nalgas!!!!

San dijo...

Susus ese hombre quedó impactado seguro ¿cara de extraterrestre?jajaaja,desde luego esa seria la de él al ver tus redondeces jejejee.
Besos.

Susurros de Tinta dijo...

Lokitos, es veridica, totalmente verídica, ahora que el señor me viera o no el "cucu" ni idea, no me paré a comprobarlo, pero a ver, como me iba yo a imaginar que en la ventanita de una quinta planta pudiese haber alguien, ¿cambiar?, ya quisiera yo cambiar, pero es que los nervios y el estrés me da por el cachondeo y cuando empiezo no puedo parar, mejor eso que un ataque de histeria gritona como les da a otros no?, jejeje, en cuanto a S Valentín, creo que no está mal que haya un día en el que lo honremos, pero mi naturaleza revelde hace que me niegue a hacer lo que me mandan y claro, siempre hay amor entre mis letras, pero este día suelo ponerme en huelga de dedos caídos, jajaja, pero es que el jueves hay que colgarlo en jueves y una es muy obediente, emmm o no, depende...

Susurros de Tinta dijo...

Jajaja, no puedo contigo demonio!!!, nos hemos cruzado, ya sentía yo cosquillitas en el final de mi espalda cuando estaba escribiendo el comentario, lo siento pero en mi siempre tendrás una defensora del amor a ultranza y seguiremos peleando que amor si sexo es como una cervecita sin gas! que vamos, que si hay sed se bebe, pero una cervecita fresquita con las burbujitas cosquilleantes, aissss, eso no tiene precio, jajaja, que noooo, que hoy no voy a ponerme romántica que es mi parte revelde, nu se, quizá mañana...

Fabián Madrid dijo...

Buena anecdota. En la que mucha gente sale feliz. Un beso.

Susurros de Tinta dijo...

Uissss, Fabián, que yo a ti no te conozco porque llevo mucho sin participar en esto de los jueves, pero vamos a ver!!!, yo que te he hecho a ti???, hala!, todo el mundo feliz y a mi que???, eh????, mira, mira que tú y yo no vamos a empezar con buen pié!!! jajaja, miles de besosssssssssss

Gastón Avale dijo...

jajajaja... prefiero que no sea romántico pero que sea cómico...jejeje... muy graciosa la anécdota. Imaginaba tu voz y tus ademanes para contarla! un besito!

Toni dijo...

Pájaro borracho? Te va a acribillar a flechas en cuanto te pille desprevenida. Verás tú. :D

Me he reído un montón. Un abrazo!

Cecy dijo...

Te cuento que te estoy leyendo desde la oficina (Shhh) y no he podido contener las carcajadas, vaya que todos quieren saber el porque, así, si, que los dejo con las ganas.
Y yo me he pasado un rato estupendo con tu relato verídico y el maldito pajarraco borrachín.

Un abrazo :)

Carmen Andújar dijo...

Vaya situación, desde luego es para reirse y no parar, madre mía, si llego a ser yo igual no lo cuento; pero di que si, ¿qué se iba hacer? pues reirse una.
Me alegro verte por aquí,y espero verte por tu tierra.
Un abrazo

Tracy dijo...

Prota: tu famosísimo culete, no el "in fraganti" de Gus.

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

Se necesita algo, bastante de valentía o de inconciencia para contar esta historia, decir que ocurrió y no atribuirsela a alguien más.
La malhumorada interrupción, paradojicamente, fue benefica. Cortó el tema.

ana dijo...

Jajajaja, más infraganti imposible, te pillaron con el culo al aire y además parece que en alguien dejó huella.

Besicos.

Susurros de Tinta dijo...

Carmen!!!, siiii, nos vemos, queda un mes exacto!!!, aissss, que ganas, me muero de ganas, eso si, me niego a volver a contar la historia en vivo y en directo que os conozco!!!
Verá usted Señor Demiurgo, yo nunca me escaqueo de nada, ¿inconsciencia?, mmm, puede ser, ya tengo edad para saber que la valentía no existe, que eso es pura inconsciencia, pero que quiere que le diga, una es como es y ya a estas alturas de la vida no creo que vaya a cambiar, reírme de mi misma es lo que me ayuda a tirar para delante, asi que ... para que decir eso tan ridículo de... a una amiga mia... pues no, además quienes me conocen lo leen y saben que he sido yo, jajaja, miles de besossssssssss

Neogéminis dijo...

jajajaj qué buena anécdota!jajaj, y a propósito te cuento que cada vez que voy al baño en algún lugar público, tengo la impresión que puede alguien estar observando desde algún agujero o alguna ventana jejeje.

El caso más notorio y más incómodo lo experimenté en una pequeña ciudad italiana, en un café-panadería, el toilette estaba a medio nivel para abajo, o sea que la ventana estaba a la altura de la acera, donde varios parroquianos compartían un café y charlaban tranquilamente,justo frente a la ventana abierta ubicada encima del inodoro del único baño del lugar! jajjaa...de más está decir que me aguanté las ganas!
=)

juliano el apostata dijo...

sólo imágenes...ajjjajaja
http://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=R5mMRiiCwak

medio beso.

Manuel dijo...

Lo que has contado es lo que se llama una buena pillada, jajajajajajaja
Me imagino perfectamente la sala de trabajo oyendo tu historia.
Un beso

Medea dijo...

jajaja eres de cuidado amiga, mira que irte al baño a enseñarle el culo al limpia cristales por la ventana, claro que...si fuese el del anuncio de coca-cola.
Yo si celebro San Valentin pero solo porque nací ese día y no hay forma de encontrar una tarta de cumpleaños que no tenga forma de corazón.
Un beso guapa.

Maria Liberona dijo...

Aaayyysss!!!!
mi niña hace tiempo que no te leía y vaya que sorpresa y risa me has dado eeee... me ha encantado jajaja... muy buena y excelente historia... un gusto y una alegría leerte mi querida amiga susus... besos y abrazos enormes

Sindel dijo...

Jajaja no paro de reirme, que anécdota maravillosa y divertida. Yo no sé si me lo hubiere tomado tan a risa porque me hubiese muerto de vergÜenza, pero me encanta el desenfado que le pusiste a la cuestión.
Una perla tu relato!!!
Besitos.

Leonor dijo...

Qué corte!, hasta las ganas se te quitaron. Luego le has sacado partido a la situación, aquel día la armaste en la oficina y ahora en el jueves.

Un beso y cuidado con las ventanas que tienen ojos.

Pepe dijo...

Siendo jocosa y divertidísima tu historia de oficinista despistada y limpiacristales inoportuno, hay una cosa que me intriga sobremanera. ¿Qué hacía una sirena como tú en una oficina y usando el aseo como cualquier persona "humana"?.
Un abrazo.

Alfredo dijo...

Tú, elegiste Sevilla, pero ese "limpiacristales" se pidió esa ventana a perpetuidad. Todavía hoy, me lo imagino vaciando el cristasol en el vidrio del baño con la esperanza de volver a disfrutar de semejante paisaje, mientras canturrea: "Mi reino, por un culo bonito"..

Besos

Teresa Oteo dijo...

jajajaja, le alegraste el día al buen hombre, míralo así... del primer impacto se te corta hasta el chorrillo pero cuando te paras a pensarlo te mueres de la risa, yo también soy así... y el pobre recogiendo firmas para que te quedaras en Madrid jejeje
UN beso!!

Cristina Piñar dijo...

Que te pasen estas cosas y que encima nos las cuentes con tanto arte... ¡olé! Por cierto, me alegro mucho de leerte. Un beso y una sonrisa, como mi blog. :)

Ángela María Gorrioncillo dijo...

ajajajaajaja!!!!!muakssssssss

Juan Carlos dijo...

Pues ahora si que leo tu jueves y, claro, me rio. Dos pilladas en una misma historia, ambas muy graciosas.
Me voy a ver si adiestro al pez payaso, jaja. Besos.

casss dijo...

Me parece a mi que fuiste un poco tacaña con el señor de los vidrios. Un gustito de vez en cuando no se le niega a nadie. (lo digo por eso de abrocharte tan rápido los pantalones.... jajaj)

ERES TERRIBLE SIRENA y me encanta!!!!

besos

censurasigloXXI dijo...

Imagino al pobre con el susto de ver una cola llena de escamas azules y rosa :)))

Seguro que lo recordará muchos años y él también se reirá; al menos te hizo ver que estaba ahí, el honesto caballero.

Un café a su discreción y una botella de cava por estas risas!

Beso, compi en remojo.

Susurros de Tinta dijo...

Un par de cositas lokitos, las sirenas también hacemos pipí! toma ya! ¿a que eso lo ignorábais?, jajaja, y no fuí tacaña,Cas, es que juro que el limpiacristales no se parecia en nada al de la Coca cola, aunque si se hubiese parecido, ni ¡fu!, ese cachitas no me dice nada, las sirenas somos muy especialitas en cuanto a belleza se refiere y no solemos seguir para nada los cánones de anuncios tipo Danone y Coca Cola, jejeje, y te digo una cosita Neo, desde entonces me cuesta entrar en baños con ventanita, vamos, que yo en ese a pié de calle ya te digo yo que me voy sin poder hacer nada, aisssss, si es que no es que la edad nos vuelva maniáticos, es que con la edad nos pasan tantas vivencia que ya estamos para gachas y sopa, jajaja, aissss, que vida tan cruel!!!, miles de besossssss

Anónimo dijo...

No puede haber vida cruel cuando hay sitio para unas risas. Jajajaja. Una anécdota muy a tu estilo. Un beso enorme y .... un abrazo.

Susurros de Tinta dijo...

Que malito es conocerse mi Hechicero, jajaja, ya sabes que yo siempre encuentro huecos para las risas y sobre todo para reírme de mí misma, miles de besossssssssssssss