jueves, 12 de marzo de 2015

Este jueves un relato; Miradas


Los humanos racionalizáis tanto las cosas que se os ha olvidado muchas que son sencillas y simples.
A ver cómo os lo explico, os pondré un ejemplo: las miradas.
Decís cosas como: “sentí su mirada clavada en mí”, “se me erizaron los pelillos del cogote como si alguien me estuviera mirando”… ¿a que sí?.
Eso es porque las miradas tienen materia, se os ha olvidado, pero las miradas necesitan un espacio, te tocan las de los otros, tú tocas a los otros con la mirada e incluso a veces, esa desazón que sentís y que echáis la culpa a la claustrofobia (que os gusta ponerle nombre a todo) es simplemente que vuestras miradas no encuentran espacio en el queexpandirse.
Imaginaros lo mal que lo pasé cuando decidí mudarme a la tierra firme y me metí en una casa rodeada de paredes, de ahí mi manía de tirarlas todas buscando espacio para mi mirada, me mudé a un ático y cambié el techo por uno precioso de cristal que me dejaba extender mi mirada hasta las estrellas… visualizadlo, ¿a que os sentís mejor solo de pensarlo?.
Recuerdo la primera vez que él me rozó con su mirada, no recuerdo ni el sitio ni el día, solo recuerdo que me tocó y yo involuntariamente exploré sus perfiles con la mía, nos reconocimos como seres parecidos y el deseo de tenernos fue tan intenso que todo desapareció a nuestro alrededor, nuestras miradas solo estaban la una para la otra…
Perdón que me disperso y yo venía a plantearos lo de racionalizarlo todo hasta olvidar que sois animales y que hay muchas, pero muchas cosas que ya no usáis porque están atrofiados vuestros sentidos, como por ejemplo el de las miradas.
Imaginaros el resto, hay algunos humanos que aún de alguna forma los usan, como él, que corresponde a cada uno de mis sentidos y los percibe perfectamente, todo es distinto, las caricias, los besos, los juegos… perdón que me disperso de nuevo, ¡esto del recién llegado calorcito primaveral me tiene todos los sentidos revolucionados!, ¿veis?, ¡eso es lo que os digo!, eso que sentís cuando llega la primavera sería otro buen ejemplo.
Nunca sé si me explico o seguiréis pensando que las sirenas somos bichos muy raros.

El resto de relatos en casa de nuestra conductora de este Jueves, Matices

22 comentarios:

Carmen Magia dijo...

Es precioso tu relato, con esa sorpresa del final...

Me has hecho pensar en un aspecto de la mirada en que no había caído, ese espacio que necesita...

Muy bueno, un lujo.

Muchos besos

Luciano Doti dijo...

Es cierto, hay miradas que tocan.

Sindel dijo...

A mí me han encantado tus dispersiones, hicieron un relato precioso, de miradas y cosas lindas.
Un beso.

Leonor dijo...

Me encanta cuando te dispersas pero también cuando nos tratas de explicar que las miradas necesitan espacio y que debemos recuperar partes de nuestros sentidos que tenemos atrofiados.

Preciosa sirena gracias por todo y disfruta mirando las estrellas.

Un beso

Fabián Madrid dijo...

Bonita sorpresa final. Hace mucho que no te leía.
Un beso (actual).

Juan Carlos dijo...

Explicarte, te explicas genial. Dispersarte, pues sí, pero, como dirían los Rolling but I like it y leerte de nuevo, como sentir una de esas brisas que cuando me llegan, tanto me confortan.
Muchos besos.

Tracy dijo...

ME ha sorprendido tu final, qué interesante.

rosa_desastre dijo...

Ay, nada sorprendente el final ni el principio ni el medio....de una sirena como tu se "mire" por donde se "mire" siempre rebosas ternura.
Un beso

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

Es que debes tener unos sentidos especiales, una sensibilidad no común en humanos y demiurgos.

José Vte. dijo...

Las sirenas tienen una mirada que, al igual que su voz, inunda los sentidos, anulándolos.
Como me ha enganchado tu relato, lo leía con una ligera sonrisa esperándome alguna sorpresa final, y efectivamente esta se produjo; pero igualmente no dejó de sorprenderme y mi sonrisa aumentó.

Un abrazo

Neogéminis Mónica Frau dijo...

Nadie como una sirena para hablar con fundamento sobre el poder de embrujo de una mirada... ustedes, ninfas de las aguas, son expertas en las debilidades de nuestros navegantes
=)

G a b y* dijo...

Yo creo que las sirenas tienen mucho que enseñarnos! Jejeje! Y bueno... haré el intento de que mi mirada se materialice, a tal punto, que las letras que se asoman a través del monitor, me hagan cosquillas en la nariz. :D
(bueno, yo aún no sé bien qué bicho soy, así que espero sepas perdonarme).
Besos... y sigue asomándote sirena, que leerte es un placer.
Gaby*

San dijo...

Esta bien que una sirenita zarandé a estos humanos olvidadizos, para hacernos desear mirarnos y descubrirnos.
Besos primaverales.

Alfredo dijo...

Pues sí, esa sirena sí que es un poco rara. pero claro, las sirenas... ya se sabe.
No obstante, y ante mis desconocimientos sereniles, pronto tendré la oportunidad de mirar a una y que ella me mira a mí. Prometo contar mi experiencia.
Besos

Matices dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Matices dijo...

Ainssss, cuanto sorprendido leo por aquí Yes q tu has sido sirena siempre... otra cosa es que desde tu perspectiva mundana nos lleves a mirar, observar y vibrar con los sentidos... tienes corazón y ojos para todo ello. Si repita el día que te enamores voy de niña con las armas. .. porque estoy segura que rebosaras color.. .
Besos... ñoña😂😂

Matices dijo...

Ainssss, cuanto sorprendido leo por aquí Yes q tu has sido sirena siempre... otra cosa es que desde tu perspectiva mundana nos lleves a mirar, observar y vibrar con los sentidos... tienes corazón y ojos para todo ello. El día que te enamores voy de niña con las arras... porque estoy segura que rebosaras color y amor hasta por las escamas...y lo quiero ver desde primera fila.
Besos... ñoña ;)

Matices dijo...

Ainssss, cuanto sorprendido leo por aquí Yes q tu has sido sirena siempre... otra cosa es que desde tu perspectiva mundana nos lleves a mirar, observar y vibrar con los sentidos... tienes corazón y ojos para todo ello. El día que te enamores voy de niña con las arras... porque estoy segura que rebosaras color y amor hasta por las escamas...y lo quiero ver desde primera fila.
Besos... ñoña ;)

Pepe dijo...

Yo estaba en la creencia de que el arma de seducción de las sirenas era el canto. Ahora te descuelgas con el inmenso poder de la mirada, sentido que según tu docto saber los humanos tenemos atrofiado al igual que el resto de ellos. Es lo que tiene la ¿evolución?, que dejamos recursos por el camino. Desde luego, no dejas de sorprendernos, sirenita.
Un fuerte abrazo.

Mar dijo...

Querida sirena,

no sé cómo pudiste abandonar tu hogar por un ático... ¡qué valiente!Las sirenas, definitivamente tienen una mirada diferente. Un abrazo.

Nino Ortea dijo...

Buenos días, Susurros:
Me encanta tu canto de sirena. Ya que habla de esa naturalidad que hemos perdido al humanizarnos; aunque confío que en realidad sólo la hemos atrofiada y es en situaciones especiales, como ante ciertas miradas, que nuestro instinto nos guía y nos hace ser nosotros.
Un abrazo, Susurros.

Ame dijo...

Con sorpresa final incluida, me gusta
Un abrazo