jueves, 27 de noviembre de 2014

Las anclas perdidas…



¿Nunca os he contado porqué hay tantas anclas en Barbate?, espero que esto no salga de aquí que luego viene Poseidón a reñirme.


Pues ya no me acordaba, pero el otro día paseando por allí y verlas recordé que hubo un tiempo que los barcos piratas campaban a sus anchas por los mares, y si en los mares eran malos, no podéis imaginaros como eran al tomar tierra, así que las sirenas nos dedicábamos a robarles el ancla, y os preguntaréis que para que hacíamos eso, ¡cómo se nota que sois de secano!.

Un barco sin ancla no puede parar en la orilla a no ser que encalle, si no paran no pueden repostar y si encallan, tardan meses en poder volver a echar el barco a la mar.

Los piratas no podían estar mucho tiempo en un lugar porque los apresaban y sin repostar perdían las provisiones y morían en la mar… si, esos son los famosos barcos fantasmas.

De ahí viene también esa mala fama que tenemos las sirenas, porque mientras una cantaba para distraerlo, otras nos encargábamos de robar el ancla y dejarlas en una playa lejana. Por eso dicen, y no es cierto, se desvirtuó la historia, que los cantos de sirena hacían encallar a los barcos.

El problema vino cuando tuvimos que esconder tantas anclas, que unas cuantas vale, pero tantas se veían a legua y temimos que las encontraran los piratas y supieran de nuestra travesura.

Por aquellos entonces, los valientes pescadores de Barbate y pueblecitos cercanos pescaban el atún con grandes redes, a nado, era peligrosísimo, pero es un pez como todos sabéis exquisito, y alguna vez alguna de nosotras despistadas, nos dejábamos atrapar junto con los atunes, alguno de esos pescadores cayó a su vez en las redes de mis hermanas, que el amor es como una red invisible y fue surgiendo una cómplice amistad entre esos pescadores y nuestra especie.

Un día, una de mis hermana, enamorada y correspondida por un apuesto pescador le contó el problema que teníamos con las anclas y éste propuso a su cofradía que las usaran para sujetar las redes, así podría acumularlas a la vista, a la orilla del mar y todos pensarían que era un utensilio de pesca.

Lo curioso es que las anclas eran muy útiles y les ahorró mucho trabajo, ellos nunca hablarán de nosotras por agradecimiento y nosotras estamos agradecidas de su ayuda.

Ya no hay barcos pirata como los de antes, tampoco quedamos muchas sirenas y puede que esta historia se quedase en el olvido, pero al cruzarme con un viejo pescador de manos y piel curtida vi un brillo de reconocimiento en su mirada, yo le sonreí y el bajó la mirada contento y aceleró el paso.

Sé que nuestro secreto está a salvo, la palabra de un pescador vale su peso en atún rojo.

Ya nadie cree en sirenas, así que pescadores, os libero de vuestra promesa y podéis contar la historia tal y como ocurrió, al fin y al cabo, ¿quién iba a creernos?.

miércoles, 8 de octubre de 2014

Este Jueves un relato: Encrucijada

Encuéntrame ahí donde me perdí, en esa encrucijada

de caminos

donde el cartel estaba equivocado,

o quizá no

y recorrí el camino más largo pero el único

que me llevaba a ti

desde mis errores, desde la desolación, desde la tristeza,

para hallar

tu mano abierta o cerrada, depende de ti,

pero solo encontrarte,

en este a veces tortuoso camino que es la vida,

ha merecido la pena.

Desde este soliloquio en la soledad de mis pensamientos,

sólo a ti me dirijo,

entrelazo letras con susurros para decirte,

bajito, muy bajito,

que solo tú sabes y puedes llegar a mi corazón cerrado,

conoces el camino

y mientras tanto sigo andando o pensando o perdiéndome,

porque este reloj

no para de contar los minutos, las horas, ¡los años!,

fluye la vida,

en latidos cálidos en mis venas retorcidas, ¡vivas!

tú atrás,

cada vez más alejados de ese punto donde nos encontramos,

no lloraré,

bien lo sabes, que antes me rompo que doblarme,

sólo una sonrisa.





Este jueves lo lleva mi querido amigo Pepe desde su blog Desgranando momentos, en él encontraréis más encrucijadas, yo os muestro el camino correcto, vosotros decidís si lo tomáis, la vida es una contínua encrucijada.

jueves, 2 de octubre de 2014

¿Conoces a Censura Siglo XXI?, pues hay que leer su blog!

http://censurasigloxxi.blogspot.com.es/2014/10/este-jueves-idioma-la-palabra-pajaro.html?showComment=1412251789184

Soy asidua de este blog, y ya sabéis que si leo algo que me parece excepcional os lo traigo, que si, que tengo esto muy abandonado, pero si por casualidad pasáis no os perdáis la aportación de esta mujer a este jueves, es inteligente, irónico, divertido y genial como lo es ella, miles de besossssssssssssss

Este jueves un relato: Idioma.





Hablamos el mismo idioma, estoy segura niña, yo misma te enseñé a balbucear tus primeras palabras, ¡y que ganas de que aprendieras a hablar!, para saber que te pasaba cuando llorabas, si te dolía algo o simplemente el alma.

Hablamos el mismo idioma, te enseñé a leer poemas, a memorizarlos, a utilizarlo correctamente, a desentrañar sus formas y sus giros, a disfrutar con todas esas posibilidades que da el lenguaje.

Hablamos el mismo idioma, ¿pero lo hablamos?, porque no hay forma de entendernos, yo digo blanco y siempre entiendes negro, yo digo te quiero y tu entiendes que paso de todo, yo digo no puedo más y tú me echas en cara que no hago lo suficiente. ¡Pesan tanto todas estas palabras con las que cargo porque las rechazas antes incluso de llegar!.

Hablamos el mismo idioma, pero no he sabido encontrar las palabras, ni entiendo las que me dices, entendía mejor el llanto cuando eras un bebé, ahora las usamos como dardos para hacernos daño, tanto, que lo que yo quise enseñarte como algo hermoso, ahora son una pesada carga que hiere y rompe el corazón.

Hablamos el mismo idioma, pero de nada ha servido, de nada sirve y desde hoy hablaremos el mismo idioma, otro distinto, el de las omitidas palabras.

Hay algo peor que perder a un hijo, y es que un hijo ande perdido y ni sepas ni puedas hacer nada.



El resto de participantes de este jueves los encontraréis en casa del conductor de este jueves y quien nos propone un tema tan curioso; Juan Carlos

jueves, 25 de septiembre de 2014

Este Jueves un relato: Hablemos del silencio.

El silencio se ha hecho dueño de la humanidad, es el arma de destrucción del pecado de omisión, que es el peor pecado que existe, por parecer tan inofensivo.

Silencio que se esgrime ante tanta mentira, inmoralidad, estafa, agresividad, deshumanización, destrucción…

Tan acostumbrados al silencio que hasta callamos los buenos deseos, los latidos del corazón, los pensamientos y claro, así, ¿cómo vamos a entendernos?.

Permitimos con silencio la decadencia de esta época que nos ha tocado vivir y solo callamos, el silencio campa a sus anchas por las almas humanas.

Y yo, que solo susurro, a veces muero por no poder sacar ese grito desgarrador que me resuena por dentro… en silencio.

Señor, Señor, Señor… confieso que he pecado y peco de lo mismo que Tú, pecamos de silencio.



El resto de compañeros que participan en este jueves en casa de nuestra conductora por esta vez Matices, ¿no irás a escuchar otros silencios?.

lunes, 8 de septiembre de 2014

Romanticismo, tesis de una sirena.

Una amiga, como ya muchos sabéis, nos pidió ideas en un grupo de Wasap para hacer algo romántico y celebrar el primer aniversario de su noviazgo, ¡y no!, ¡no soy! yo que las sirenas somos escurridizas y nos negamos a “ennoviarnos” con humanos, ¡pero si no os entendemos!, por eso sigo investigando y pidiendo ayuda a mis lokitos.

Pues bien, solo contestaban chicas y proponían desde restaurantes preciosos, hoteles en sitios paradisíacos, y esas cosas que he venido observando que las mujeres consideráis romántico y me pregunté si el romanticismo es lo mismo para hombres que para mujeres y he aquí mis conclusiones con todas las respuestas que fui recibiendo.



No hay una norma general entre hombres y mujeres, pero si he podido observar una tendencia clara: los hombres pueden pasar perfectamente de las flores, bombones, regalos y sitios que las mujeres consideráis románticos y si actúan así lo hacen por complacer a las mujeres, claro está, que hay excepciones que lo hacen porque les gusta y disfrutan de ello, (mmmm sigo pensando que disfrutan de ver la carita que se le pone a ella con estas cosas, pero, quede constancia que tengo amigos que consideran estas cosas románticas y disfrutan de ellas).

Parece ser que algo fuera de lo que se considera establecido como romántico y se salga de la cotidianidad gustaría tanto a hombres como a mujeres y he aquí que en este caso entrarían las cosas más locas y disparatadas o cualquier cosa de lo más habitual que se convierte en romántica por compartirlo con la persona amada.

Ahí parece que está el punto indispensable del romanticismo, compartir con la persona amada y esa es la conclusión a la que he llegado.

Solo puede haber romanticismo si hay amor.

Habiendo amor, el conocer a la otra persona es fundamental, sus gustos, preferencias, aficiones, cuando se ama, hay que agasajar al otro, ponerse en su lugar e intentar sorprenderle con algo que le guste y es ahí donde nadie puede ayudar a nadie.

Cuidado amigos míos, si vuestra pareja os agasaja con un detalle que no os gusta, plantearos seriamente si ha desaparecido el amor, no por su parte, si no por la vuestra propia, porque como siempre digo, el amor es una enfermedad y cuando se está enamorado no se ven defectos en la persona amada.



Vale, ahora me mojo, ¿qué puede considerar romántico esta sirena?.

Pues antes de esta investigación me consideraba un pez bastante raro, porque me han regalado flores y me ha sentado como una patada en las escamas y sin embargo un paquete de palomita compartido me pareció lo más romántico del mundo… está claro que para que algo sea romántico solo hay que sentir amor y en eso parece que el corazón de esta sirena no es tan distinto al de los humanos.



Os deseo muchos momentos románticos en vuestra vida, creo que no hay nada como vivirlos, ni que de tanta felicidad, pero os advierto, no os empeñéis en buscarlos, eso se da o no se da y la felicidad se puede encontrar en miles de cosas y el empeñarse en el romanticismo lo mismo nos distrae de todo lo que nos puede hacer feliz.

Así que marineros míos, haced el favor de no enviarme paquetes de palomitas para el microondas, emmm o bueno, alguno no me vendría mal para las sesiones de cine tirada en el sillón, pero no esperéis nada a cambio que sea un gracias y compartir el sillón, ¿ehhhh?, ni por supuesto se os ocurra enviarme de esas horribles palomitas de colores dulces, puag!, aunque bien pensado, se de unos cuantos que si me las regalara…¡Eh! ¿Qué pasa?, no esperaréis que un sirena tenga corazón para un solo marinero ¿no?, jajaja, ¿qué iba a ser de mi reputación?... miles de besosssssssssssssssss.

lunes, 18 de agosto de 2014

DOLMEN

Foto de Pe Ras.

Cuando llegó como quien llega a una meta, le gustó sus formas contundentes, firmes, en un equilibrio exacto para no caer y mantenerse en pié desafiando el tiempo y el espacio.


Pensó, me podría quedar aquí para siempre, y esa sola idea le asustó.

No sabía el motivo, pero esa estructura le hacía sentir asfixia, angustia, incluso miedo y la atravesó y echó a correr huyendo dejándola todo lo atrás que podía pero como en una pesadilla, corría y corría y volvía a toparse con ella, en una sucesión repetitiva de la que parecía que no podía librarse, su angustia crecía a la vez que el ritmo de su corazón desbocado, quería gritar pero la voz no salía de su cuerpo o ¿era el aire que se la tragaba sin dejar siquiera escucharse un susurro?, sus pies parecían no poder aguantar ya el peso de su cuerpo y justo cuando iba a caer rendida despertó sobresaltada…

- ¿Una pesadilla?.

Su voz hizo que se volviera y viera esa misma estructura justo a su lado en la cama, él tenía una pierna doblada y la otra apoyando el pié en la rodilla formando un dolmen perfecto al contraluz de la madrugada.

Se levantó y comenzó a vestirse.

- ¿Volverás esta noche?.

- No, no volveré.

Él soltó una risa apenas audible, pasó su dedo índice por su espalda y le posó un beso que hizo que todos los poros de la piel de ella se erizaran de placer.

- ¿De qué tienes tanto miedo, quién te ha hecho tanto daño?, prepararé cena para dos y te esperaré.

Ella no contestó, salió de la habitación con el mismo propósito desde hacía un par de semanas, el de no volver.



martes, 29 de julio de 2014

La luz de mi reloj de sol.

Desconectados los relojes solares


tapados con la sombra de tu ausencia,

noto que el tiempo no pasa,

se queda suspendido

en la eterna espera de tu presencia.

La sed de volver a verte me consume

¿sed de qué?, me pregunto

si nunca bebí de tus labios,

¿se puede tener sed

de algo que no se ha probado?.

Hoy tus ojos deben verse pardos

que es como lucen en un día nublado,

camaleónicos a la luz me duelen,

me duelen aún sin mirarlos.

Debe ser eso,

que el día me tiene casi a oscuras

y sin saber porqué

hoy te eché de menos,

un poco más, hoy, que el resto.


miércoles, 23 de julio de 2014

Un susurro para Mel...


Música es la primera palabra y la última que susurran mis dedos al pensarte, entre música te descubrí solo, pensativo y con esa forma de mirar el infinito que despierta la curiosidad de esta sirena por saber dónde viaja tu mente cuando te ausentas rodeado de gente.


Las sirenas no podemos resistir la tentación de acudir en ayuda de un náufrago y fui a recatarte, pero me paraste en seco con un estoy bien, yo soy así… a punto estuve de darme la vuelta cuando me miraste para prestarme el profundo mar de tus ojos para poder nadar y me rescataste tú a mí.

Las bromas son la forma de comunicarse entre personas que no se conocen y si estas surgen sencillas, rápidas y acaban en risas, una ya sabe que se entenderá con esa persona y decidí quedarme contigo, no, no te asustes, hay quien colecciona conchitas de mar, yo colecciono personas excepcionales y me las quedo para siempre, pregunta, pregunta a mis lokitos y ellos te contarán, ellos ya saben que quien tiene una sirena la tiene para siempre.

Tu sentido del humor y esa pasión que sientes por la música, es lo único que se de ti, eres un melómano empedernido, por eso ya eres Mel.

Pero parece que los hados están en contra y no me dejan capturarte, lo mismo es que te quieren para ellos, puede ser… pero soy hija de Poseidón, que se anden con cuidado, las sirenas no se rinden ante temporales ni resacas y tarde o temprano conseguiré llamarte amigo, no lo dudes.



Siempre cumplo mi palabra, tú me has regalado unas notas en tu guitarra y yo te prometí un susurro de tinta, pues esto niño es un susurro de tinta, he tomado prestada la imagen que te regaló tu amiga porque me parece perfecta para este susurro. ¡Daría cualquier cosa por verte la cara! Pero no dudo que eres inteligente, imposible no serlo y amar y saber tanto de música para poder entender lo que es tomar prestado un rol para escribir un relato literario lleno de metáforas, miles de besossssssssssssssssss.

lunes, 21 de abril de 2014

AMOR...

Amor lo ocupa todo, sin remedio, cuando le tengo delante.
Mis dedos se muren de ganas por seguir mi mirada y recorrer, a caricias, cada uno de sus perfiles, mi boca se muere por seguir a mis dedos y recorrerlo todo entero a besos y el corazón se dispara así, con solo mirarlo y soñar que tras mi mirar pudieran ir mis dedos y mis besos.
Pero mis dedos se paran en su pecho, como pidiendo permiso a su corazón y mis labios en su mejilla, en un beso casto porque no encuentran la autorización para beber de sus labios, el corazón simplemente deja de latir para escuchar a mi mente que nunca le deja hablar y esta susurra: detente, ¿no ves que él no quiere?.
Y no, no quiere, o no puede,  tanto tiempo y aún no lo sé, pero mi mirada vuelve a perderse en sus perfiles y tras ella sueñan mis dedos y mis besos, que se quedan siempre en su pecho y en su mejilla y cuesta, ¡ay cuanto cuesta contenerse! cuando el corazón se dispara dejando de nuevo la mente silente y Amor lo ocupa todo de nuevo.


Lo escribí para el jueves que llevó Matices para el día de los enamorados, por problemas técnicos y de tiempo no pude publicarlo para la convocatoria, así que ahí lo dejo como un susurro más de los que se lleva el viento.

Brasero de invierno. El blog de EMEJOTA

Aunque acabamos de entrar en primavera hoy ha hecho un día de los de invierno así que os traigo un brasero muy especial, ya sabéis mi costumbre de traeros joyas que creo que no debéis perderos y ya que he vuelto de los fondos marinos que tal si visitáis a EMEJOTA y leéis este fantástico monólogo con el EGO, yo sigo de pié y aplaudiendo que me duelen ya hasta las palmas de las manos, miles de besosssssssssss

jueves, 17 de abril de 2014

Este jueves un relato: Mara Laira



-¿Pero que dices?, su sensualidad hace que no pueda pasar desapercibida, cuando te mira notas como su mirada acaricia cada uno de tus perfiles, la sangre bulle como hormigas por las venas directas a la entrepierna.
- Jajaja, de eso nada, ¿qué mirada?, si siempre la lleva esquiva y baja, solo mira de soslayo, vale que sus curvas puedan ponerte como una moto, eso no te lo niego, pero ya quisieras tú que te mirara Mara Laira.
Me fuí acercando disimuladamente para poner oído a la conversación, ya sabéis que las sirenas somos curiosas y me preguntaba quien era esa Mara Laira y que tenía esa humana que despertaba tanta "pasión" en esos dos muchachos...
- Pues me mira, no solo me mira, me susurra al oído sueños imposibles, adivina mis deseos y los hace realidad uno a uno.
- Tú lo que estás es obsesionado desde que la viste, y te drogas o algo, una tía como esa no se fijaría nunca en un tío como tu colega!
Observé al muchacho y tuve que estar de acuerdo con el amigo, carecía de encanto masculino, descuidado su aspecto, blanquito de no darle ni el sol, algo contestó que el ruido de las puertas del metro al abrir no me dejó oír, así que ni corta ni perezosa me acerqué a ellos con mi mejor sonrisa.
-Perdonad, no he podido evitar escucharos, la curiosidad me puede, ¿no tendréis una foto de esa tal Mara?, creo que es amiga mía- mentí descaradamente porque no sabía que excusa poner para abordarlos de esa manera.
- ¿Amiga tuya?, ¿si?, espera que tengo una foto.
Coge el móvil y mi ansiedad crece a la par de mi curiosidad, como será esa humana que despierta tanto deseo? y lo vuelve hacia mis ojos espectantes...
Juro que cada vez entiendo menos a los humanos!, ¿es un dibu?, ¿un vídeo juego?,¿ pero que os pasa a los humanos? y luego no creéis en sirenas y tengo que andar !escondiendo las escamas!, cuanto más vivo entre vosotros, menos os entiendo.

El resto de participantes en casa del chico del metro ;P, el amigo claro está , nuestro juevero El Demiurgo de Hurlingham

jueves, 10 de abril de 2014

Este jueves un relato: “Que arte mi arma”.



Esta sirena ya pensaba que su alma era como el horizonte, siempre equidistante, si me acercaba a ella se alejaba, si me alejaba de ella me seguía con los mismos pasos.
¿Cómo explicar que sin alma no se puede susurrar en tinta caricias de papel?, ¿cómo contar sin palabras que el vacío del alma deja sin voz a esta sirena?.
Pero mira tú por donde  que este fin de semana unos duendes invadieron Sevilla de alegría, ¡que arte mi arma!, me han llenado los bolsillos de besos y abrazos, el corazón de latidos de todos los colores y han conseguido vaciar ese mar que me ahogaba por dentro al desbordarlo por las pestañas de risa, de emoción, de un montón de sensaciones indescriptibles e imposible de definir, solo los latidos las perfilan y como no, de tristeza al despedirlos.
A esos duendes que han invadido Sevilla,¡ gracias!, algunos lo han hecho con su presencia física y otros desde su corazón que estaba entre nosotros y me han devuelto el alma, aquí me tenéis de nuevo, los dedos desparramados sobre las teclas,  las musas volando y alborotando a mi alrededor bien alimentadas, ( ya sabéis que se alimentan de emociones, ¿verdad?)  y diciendo una vez y otra, “que arte mi arma”, con la de gente que hay en el mundo, tener la suerte de haber encontrado estos duendes jueveros que siempre me rescatan.

Os quiero con toda mi alma, si, esa que por fin se ha dado de bruces conmigo y mírala ella que "a gustito" y que contenta ha vuelto a instalarse en su casa, ¡pero que arte mi arma, que arte!.

El resto de jueveros, de amigos, de duendes en casa de nuestra Matices...