lunes, 29 de agosto de 2011

Estrellas en el pelo, luna en sus escamas...

Llevaba en el pelo enredadas miles de estrellas, pero quiso estar hermosa para él y comenzó a peinarse su larga y salvaje melena, despacio, con paciencia, con la fuerza que da un amor inmenso e inigualable...

Él la miraba peinarse y embobado, veía caer las estrellas de su pelo, la delicadeza de sus manos al ir deshaciendo uno a uno sus enredos y dejar los mechones de pelo suaves y ondulados, esperando poder acercarse sin que le quemaran...

Cuando ella acabó y buscó en su mirada la aprobación y el despertar de su amor, solo le vio mirar tristemente el suelo, lleno de miles de estrellas que se apagaron al ya no colgar de su hermoso pelo. Hermoso si, pero ya vacío de todo el universo...

Él se marchó por donde había venido, en la misma ola de mar que lo trajo a la roca.

Ella se quedó sentada bajo la no noche para ver si las estrellas del cielo querían de nuevo confiar en su pelo.

Solo la luna le prestó su luz reflejada en sus escamas para que de nuevo brillara.

Al ver de nuevo luz él volvió pero ella le dijo, “mejor vuélvete por donde has venido, no voy a quitarme las escamas”, contuvo el mar en sus pestañas porque ya sabéis que las sirenas no lloran.

Él no puede acercarse a sus escamas porque son del mejor acero y cortan, ella no se las puede quitar porque la luna dejaría de prestarle su luz y él dejaría de mirarla.

Él cabalga en las olas que más se acercan a su roca y enamorado como nunca la observa, ella cuando le ve pasar, le susurra poemas, pero no se pueden tocar, ella sabe que cuando se le acaben los poemas, su amor se acabará.


14 comentarios:

Manuel dijo...

Triste destino el de los amores imposibles.
Preciosa historia/poema
Besossss

Susurros de Tinta dijo...

Es un cuento, un susurro como yo los llamo, los amores imposibles no son más que amores platónicos, no?, miles de besosssssssss

Verónica dijo...

¿Tú crees que me prestaría alguna de sus estrenas y brillos de luna?

En estos momentos ando un poco necesitada de momentos de contemplación, de "papar moscas" con la mente en blanco...

Besito. No me olvidaba de ti!!!!

Susurros de Tinta dijo...

Veronica, por tí las robo todas, toditas todas y te las regalo, pues faltaría más, desde luego que de vez en cuando tienes que dejar descansar a tus neuronas, que las tienes explotadas a las pobres y se te van a poner en huelga!!!!, jajajaja, yo también te echaba de menos mi niña, miles de besosssssssssssssss

javier dijo...

´que coñp !! me has emocionado , es una entrada preciosa, llena de sensibilidad.
Y es que eres grande , sirena

Susurros de Tinta dijo...

Jajajaja, es la primera vez en tropecientos años que te leo un improperio mi marinero!!! pero soy pequeñita mi marinero, esta vena cuentista de hoy se me ha contagiado de un fantástico cuentista amigo mio, se hace llamar Javier azul, lo conoces?... miles de besosssssssssss

La Perfida Canalla dijo...

Ay madre que me emociono y todo....mujer, a mi me nombras los amores imposibles y ya desbordo lagrimas cual embalse....
Besotes coleguita

Neogeminis dijo...

Hay amores imposibles que terminan siendo un círculo vicioso de castigo e infelicidad. en esos casos es mejor no insistir.
Muy lindo texto.
Un abrazo.

Liwk dijo...

Me encanta, Susurros. Tiene una justa nota angustia y otra de magia.
Besos.

San dijo...

No se puede uno desprender de la luz porque llega la noche oscura, mejor dejar esas escamas de escudo y seguir sencillamente enamorada. Lindo susurro.
Un beso.

RoB Dangal TV dijo...

Hola!
Las sirenas son así, muy bellas para admirar, pero difícilmente se entreguen a una pasión ni estén dispuestas a despojarse de sus escamas de acero para sentir con su piel...
Un beso grande!

RoB

Luis de Burg dijo...

tus susurros tienen el mismo sabor salado que desde hace años, ha sido dulce volver a saborear tus labios... el hombre siempre ha buscado amar lo imposible, muchos mueren sin lograrlo, otros mueren al encontrarlo... hasta los demonios seguimos buscando...

Susurros de Tinta dijo...

Mi querido demonio, entre tú y yo no existen los imposibles, me alegra tanto tenerte de nuevo por mi casa que hoy será día de fiesta en el fondo del mar, jajajaja, ya ves que solo un demonio es capaz de hacer salir a una sirena en cuanto roza el agua, te quiero cielo, miles de besossssssss

Luis de Burg dijo...

susurros de tinta, mi sirena favorita, de esas que te encantan con su voz, te dislumbran con su belleza, te hipnotizan con sus ojos para luego arrancarte el corazón y devorar todo tu cuerpo en el fondo del mar, gustoso serviría de alimento para tan hermoso ser, si tan sólo me regalases una noche bajo la luna nueva sin estrellas chapoteando en la orilla de una isla perdida en el mar