martes, 20 de noviembre de 2012

Volverá a llover...



Mira por la ventana como el cielo se va oscureciendo, “volverá a llover”, piensa y la tristeza le inunda como un mar al que mira la luna llena al subir la marea, no entiende su tristeza, no debería tener motivo, solo sabe que cuando no entiende las cosas le falta información, pero no sabe cuales son las preguntas que ha de hacer para obtener respuestas. Se siente a veces tan vieja como el mismo mar, a veces demasiado niña, inocente y terriblemente estúpida y se ríe de si misma y se repite una vez más “que ya no tienes edad para ser tan imbécil”, oculta su rostro entre las manos bajando la cabeza en un gesto de vergüenza absoluta, luego vuelve a mirar por la ventana y piensa “volverá a llover”.

8 comentarios:

Luis de Burg dijo...

mi madre siempre me repetía una extraña frase "mientras más viejos somos, más errores cometemos" con eso se disculpaba de sus propios tropiezos ya que según ella la frase "más sabe el diablo por viejo que por diablo" era equivocada, ya que los acontecimientos del pasado nunca te ayudarían a resolver los problemas actuales, que de nada sirve la experiencia, sólo para mostrarte que has sido un idiota toda una vida....

volverá a llover, una y otra vez, y cuando termine de mojar todo el planeta volverá a iluminar el sol, es un ciclo del cual no podemos evitar, estamos atrapados en él y sólo nos liberaremos con la muerte, y sin estar seguros ya que no sabemos con exactitud que vendrá luego....

se dice que uno debería de vivir como si fuera un adolescente, sin preocupaciones por la vida, con el deseo de vivir cada segundo en una ruleta de la fortuna, con el deseo de gritar a los cuatro vientos que estamos vivos, que cada día es una oportunidad nueva para disfrutarla y descubrir algo nuevo, con picardía, con sueños, con valentía, con deseos malos o buenos, eso es lo de menos, pero siempre guardando en nuestro interior aquel niño que vamos olvidando con el paso de los años, hay que rescatarlo, mimarlo, endulzarlo, revivirlo, repitiéndonos todos los días que somos niños... "ya no tienes edad para ser tan imbécil"? tienes la edad suficiente para continuar equivocandote porque sólo los viejos se equivocan tanto, y tienes edad para seguir cometiendo errores porque continuas siendo una niña aunque tu cuerpo te diga lo contrario, porque dentro de ti seguimos siendo niños, inocentes y terriblemente estúpidos, no te rías de ti, ríete del mundo, que el mundo reirá contigo de este pequeño tropiezo, como cuando eramos niños y nos caimos por estar corriendo, nos levantabamos y seguiamos corriendo sin importar cuanto nos doliera las rodillas....

Pepe dijo...

Los psicólogos manejan el concepto de estabilidad emocional. Creo que viene a definir ese estado de equilibrio, de madurez en el cual las emociones que sentimos no llegan a alterarnos al punto de hacernos llorar o reir sin motivo aparente ante los sucesos que nos llevan a esa agitación de nuestro ánimo.

¿Es perjudicial que nos dejemos llevar por las emociones? Si un día de lluvia nos hace sentir tristes, ¿porqué no dejarnos llevar por la tristeza?, si un acontecimiento agradable nos hace sentirnos felices y con ganas de reir o cantar o brincar, ¿porqué no dejarnos llevar por la euforia desatada del momento?. Tal vez el sentido del equilibrio que haya que tener es no instalarnos permanentemente en estos estados.

El día en que las emociones no hagan mella en nuestro ánimo, pienso que habremos perdido definitivamente la batalla de la vida, así que creo que es sano déjarnos llevar por las emociones y llorar con ganas, reir con más ganas, amar hasta la extenuación, en definitiva ser visceral y vivir con toda la intensidad que nos sea posible.

Natàlia Tàrraco dijo...

Volverá a llover, sirenita, vieja y joven, eterna pregunta, la duda siempre, inestables somos como las mareas, sabes de eso, te comprendo.
Bello texto, te añoraba mucho.
Besito, la luna mengua, se llena y se vacía.

censurasigloXXI dijo...

Estoy con Pepe, hay amigos que me dicen que sufro porque soy tonta y me dejo llevar por las emociones y los sentimientos. Otras veces puedo ser fría como el hielo, porque hay personas que tienen en corazón maligno congelado y pasan el frío al mío. Me siento triste sin motivos aparentes, pero yo no me engaño a mi misma, ya sé por qué estoy feliz, enfurruñada o triste y, evidentemente sé qué lo provoca. Cuando una o uno dice a su mente o corazón: "Mira que me conozco"... debe ser que ha madurado?

Un beso susurroso, mi cariño escamado y un café marinero.

rodolfo dijo...

el día que deje mis sueños, simplemente moriré

San dijo...

Las emociones no pueden dominarnos,dicen, pero si que es bueno sentirlas. Saber sus porqués o al menos intuirlos. Como sirena que eres, esos cambios de marea sabes que van y vienen.
Que llueve, pues a por el paraguas de colores.
Un abrazo sirenita.

Alicia dijo...

Pues claro que volverá a llover, y lo hará sobre mojado unas veces y otras sobre seco, pero tener un alma sensible que se entregue desprotegida es lo que tiene. Besos amiga

Gregorio Omar Vainberg dijo...

Volverà a lover siempre, y siempre volverà a salir el sol, es inevitable, mas allà de los significados que pongamos en cada una de esas cuestiones.

Un abrazo