martes, 30 de octubre de 2012

El Cuervo...

Te rompes con la luz,


se dispersa tu imagen

en mil rayos que rompen

contra la orilla de mis pestañas.

Te rompes y me haces

infinita y perfecta

encajando y completando

en y cada hueco que me falta.

Te rompes mi amor,

en miles de pedacitos

y texturas diferentes

que mis manos recorren.

Te rompes y vuelves a recomponerte,

siempre diferente, sorprendente,

tan distinto y tan tú que

mi corazón te persigue.

Te rompes y me rompes

y encajamos esas piezas

de un puzle imposible

llamado amor eterno…

11 comentarios:

Gastón Avale dijo...

Un gran poema de amor. Saludos

censurasigloXXI dijo...

Eso pasa también con cualquier tipo de vínculo, amistoso, filial, paternal... el hilo del vínculo está ahí pero hay días que es un brillante hilo de seda y otros una gruesa maroma. Quita y pon piezas del puzle día a día, ni cuando nos morimos está terminado...

Un besito y un cafelito a la orilla del mar, tras los cristales de una hermosa cafetería... mis niños juegan el arena felices.

rodolfo dijo...

piezas complementarias de un solo yo

Ángela María Gorrioncillo dijo...

Solo te voy a decir una cosita..que cuanto me alegroooooooooooooooooo!!muakssss

Susurros de Tinta dijo...

Emmmm, a ver como te lo digo para que no te lleves un disgusto muy grande pelusilla, tú ya nos conoces a los dos y la pasión que le ponemos a todo, demasiada pasión diría yo y ahora mismo no se en que punto nos encontramos ni si seremos capaces de salvar algo de todo eso que siempre nos ha mantenido en contacto, la amistad seguro que si porque quien tiene una sirena la tiene para siempre, pero el amor, ais, que difícil y complicado es... aquí la pescailla retransmitiendo e informando desde el fondo del mar, prometo mantenerte al día de cualquier cambio, aunque estoy segura que de eso ya te encargarás tú solita que lo se yo, jejeje, te quiero un océano, miles de besossssssssssssss

Ángela María Gorrioncillo dijo...

Comprendido..;) muaksssssss!!

ana dijo...

Que bonito, me ha sabido a gloria este amor desparramado para volver unirse como en un puzle perfecto.

Un besito.

Luis de Burg dijo...

es algo muy complicado ser amante de una sirena, la palabra romper la puedo asociar a comer, y sé que ellas tienen un hambre muy voraz, ya que tienen unos dientes muy grandes y filudos, pueden verse muy tiernas pero en el fondo del mar, sólo son controladas por sus instintos más bajos y sangrientos, yo no confiaría plenamente en una sirena y mucho menos si me dice que me va a romper, joder, romper hasta los huesos para chuparse el juguito que sale de ellos, esta entrada si es personal, lo consideraría algo tétrica :)

Susurros de Tinta dijo...

Que razón tienes mi demonio, soy un monstruo, esta sirena no debería jamás salir del fondo del mar, debería quedarse en el fondo en su forma de mujer, pero las sirenas no podemos acercarnos al agua en forma humana, lástima, solo nos ahogamos en tierra y si que podemos ser sirenas si se nos desborda el mar por las pestañas y entonces, ais, entonces somos algo peor que un monstruo, somos un ser repugnante que se revuelca por el barro que forma el agua salada con el polvo, incapaces de andar nos arrastramos sobre el lodo, gusano informe y patético que pide a gritos un zapato gigante que nos pise y acabe con el sufrimiento, por eso siempre digo que las sirenas no lloran y pobre del que lo haga y se encuentre con algo tan repugnante... soy un monstruo mi demonio, cuando consiga deshacerme del barro volveré al mar, haces bien en no confiar en una sirena, la luz de sus escamas no sirven para nada...

Luis de Burg dijo...

ahora me doy cuenta que estás tan metida en tu mundo real que dejas muy poco espacio para tu mundo imaginario, canaliza tus miedos, tu furia, apaga el fuego que existe en tu interior, aclara los ojos que no estás durmiendo, deja de soñar tanto que en el mundo real el que se duerme se lo lleva la corriente como si fuese un camarón, pon los pies bien firmes en la tierra, que por más que saltes nada te despega, y por más que quisieras no te soltará la tierra, confia en tus intintos, aunque los veas como negativos sigue confiando ciegamente porque somos animales y el instinto al final de cuentas es todo lo que nos queda cuando lo humano se torna tonto e inutil, mira al cielo que si confias en algún dios, él se estará riendo de ti por todo lo que te inventas cada día para seguir sufriendo, el amor es sólo un objeto que siempre se encontrará vacío porque justamente es sólo para ser llenado con lágrimas y sufrimientos, mira siempre el medio vaso lleno, porque el medio vaso vacío siempre estará vacío y nunca serás capaz de llenarlo, después de todo, una sonrisa en el espejo lo cura todo, las miradas de los hombres que te ven caminar por la calle te dirán que siempre habrá un tonto, que intentará ser parte de ese monstruo que hoy ves, este no es el consejo de un conejo, es el consejo de otro monstruo.... besos!!!

Susurros de Tinta dijo...

Jajaja, no había leído tu comentario, icreible la lucidez con la que a veces eres capaz de ver las cosas que yo no veo así me las peguen a la nariz, decidido, echame un ladito entre tus sábanas azules de raso que entre monstruos quedará la cosa, y nunca imaginé que fueras tan capaz de prestarme tu hombro, a tu manera, pero pedazo de hombro, si señor!, no dejas nunca de sorprenderme mi demonio, gracias cielo, hacerme reir hoy no era asunto fácil, miles de besosssssssssssssss