martes, 29 de mayo de 2012

Estoy loca por ti.

Si el silencio hablara


te diría que me muero


de ganas de ti,


que mis manos


no saben tocar nada


porque siguen pegadas


a la tibieza de tu piel,


que me disperso


y no encuentro


mis límites


si no me encierras


entre tus brazos,


y no hay nada que me distraiga


de encontrarme perdida


en tu mirada


sin ni siquiera verte,


que mi corazón se desboca


al evocar tu boca


y la mía calla,


dominada y atada


a este silencio


que no habla


porque amor,


si el silencio hablara…


también me llamaría loca.


10 comentarios:

San dijo...

Susus ¿hay algo mejor que estar y sentirse loca de amor? Bellisimo.
Un abrazo.

rosa_desastre dijo...

Aiiiisssss amiga, que fuerte te ha entrao, y que envidia sentir como sientes. Muaaakksssss, no calles, grita, grita, gritaaaaaaaaaaaaa.

Siesta dijo...

si esto es que el silencio no habla,,,
mi madre!!! cómo sería si lo hiciera,,,
el silencio que encierra tanta pasión amorosa,,,
habla a gritos,,,

divino amiga

besosos desde mi siesta

RoB dijo...

Hola Susurros!
Nunca fui partidario de los silencios pues, ¿quién nos asegura que la otra persona va a comprender lo que evitamos decir sin palabras?... ¿No es mejor decir claramente "Te amo!" a esperar que el otro descifre nuestros pensamientos?...
Beso grande!


RoB

Encarni dijo...

A sonado así, como un susurro, lindo susurro de amor. Disfruta entonces.

Un abrazo.

javier dijo...

el amor crea benditas locuras

Anónimo dijo...

Sabes que me considero un gilipollas y a veces hasta lo pienso y creo que en realidad, tal como tú dices, callarlo y no decirlo no significa que no sea, debería pensar un poco menos en todo, en las palabras, en las consecuencias, en la conveniencia y ser más yo. De hecho, aunque no sé si al final acabarás entendiéndome, creo que voy a intentarlo. Y lo primero sería decirte que no necesito "pensar" en un abrazo porque lo siento, te siento rodeada de mí y cobijada en mi pecho. Y ya sabes cuánto me gusta cobijarte. Como soñar tu boca y sentirme perdido en ella, y relamer tu sabor. Lo dicho. No te echo de menos porque pasas el día junto a mí. El día y la noche, porque cuando no es un teléfono es una canción y cuando no, la luna que aparece entre palmeras y nubes. Un ..... abrazo, y seguiré añorando tus besos.

Carla dijo...

Cuánto abrazan tus palabras tan envueltas en sensualidad, un placer estar en tu blog.

Besos.

dijo...

Me ha encantado! :)

Luis de Burg dijo...

a veces quisiera hablar de amor.... pero no logro plasmarlas como se debería.... hundiéndome en la perversión como un idiota suicida que necesita de la seducción para construir sus líneas.... desearía encontrar un amor que me empuje a escribirlas.... un amor limpio y sano, sin morbosidad, sin pecado.... pero como dice la canción: si naciste para martillo, del cielo te caerán los clavos....