lunes, 14 de noviembre de 2011

Rendición

Soy una mujer fácil
y tan complicada
como sólo puede serlo
la sencillez,
si no entiendes
que mi sonrisa es directa
sin esquinas ni revueltas
¿cómo quieres que te lo explique...
...otra vez?,
¿dime que es lo que no entiendes?,
las cuadrículas no existen
y mis manos
quieren invadir tu cuerpo
en caricias suaves
sin siquiera acercarme
a invadir tu espacio,
que el tiempo no existe,
que podemos pararlo
si lo compartimos.
La felicidad puede que habite
en la mezcla de nuestra piel,
y porqué no,
de nuestras lenguas
en un beso sin límite,
no seré yo quien te lo cuente,
ya sabes donde estoy,
búscame si lo quieres saber.
Lo siento niño,
no puedo más.
Este cansancio infinito
que me golpea sin aviso
me rinde
como el oleaje salvaje
si me sorprende dormida
a la orilla de la mar
y los besos no dados
no ayudan,
más bien son el lastre
que rinden las ganas
de luchar y nadar
y no,
no busques lágrimas,
que estoy rodeada
de demasiada agua salada
para poder llorar,
no, no se llorar...

8 comentarios:

javier dijo...

de eso nada....las sirenas jamás se rinden. Levántate y nada

Susurros de Tinta dijo...

Va a ser ese el peor defecto de las sirenas, que nunca nos rendimos!!!, pero a veces hay cosas que hay que abandonar, así que efectivamente mi marinero, dejo la orilla donde el tiempo se condensa en minutos absurdos y vuelvo a mi mar, a nadar!!!, jajaja, miles de besosssssssssssssss

Neogeminis dijo...

La gente con vericuetos marcados en el alma, los que no van de frente, los que mienten, siempre sospechan de los otros lo que en ellos reconocen como habitual.

Un abrazo.

Pepe dijo...

Resulta que no todos estamos preparados para aceptar la sencillez, la franqueza, la falta de dobleces. Vivimos en un mundo donde predominan las revueltas. El disimulo y la ocultación a menudo hacen acto de presencia en las relaciones humanas. Tal vez por eso, por falta de hábito, el reconocimiento de la sencillez puede producir miedo.
Un abrazo.

Susurros de Tinta dijo...

No lo se Neo, a veces lo que unos ve tan sencillo, tan vital, otros lo ven demasiado complicado y se rinden, donde unos no ven límites ni fronteras, otros ven anarquía total... nosotras no vemos límites, ni si quiera la distancia nos separa... quizá por eso me guste perderme por estos cibermundos, porque encuentro gente como tú, miles de besosssssss
Mi querido Pepe, siempre das en la clave, el miedo nos hace ser desconfiados, complicados e infelices, es cierto, pero tú mi querido amigo lo entiendes porque en ti no hay dobleces, ves la vida en la sencillez de toda su grandeza, lo se, he leído mucho de lo que escribes y lo se mi querido amigo, miles de besosssssssssss

Luis de Burg dijo...

rendición? yo lo titularía honestidad, para ser sencillo hay que ser "no humano", la humanidad está tan mezclada de falsedades que es imposible visualizar la sencillez, si hablas con el alma todos pensarán que sólo estás mintiendo otra vez, es dificil ser uno mismo en este mundo de gente lacra, que te tortura por lo que dices o por quién eres... luego de hablar todo lo que tienes dentro, escupirlo con toda la sinceridad del mundo, la gente te mira sin atinar a nada, unos huyen y otros simplemente quedan mudos... busca un delfin, sinera mía, que los humanos no sirven para esto

Susurros de Tinta dijo...

Jajajaja, ¿un delfin, dices, mi demonio?, pobre delfín, creo que me quedaré con un demonio hermoso que entiende perfectamente el canto susurrado de esta sirenas, al fin y al cabo de "no humanos" va la cosa ¿no?, piénsalo, solo un demonio es capaz de aguantar y hacer frente a las escamas de mi cola de pez, mmmm, ven anda, que te enrede y te lleve conmigo al fondo del mar, miles de besossssss.

Luis de Burg dijo...

bueno, sirenos no hay, por lo que entiendo las sirenas son hijas de poseidón, y por lo que sé, ellas buscaban el amor de los navegantes, marineros o piratas, para luego comérselos, si por ahí va la cosa, entonces enredate con todos los humanos que desees, pero guarda la linea, no comas mucho.... jejeje... las sirenas están catalogadas por la iglesia como demonios que se quedaron fuera del arca de noe, así que podría decirse que somos como hermanos, aunque a mí en particular no me gusta sumergirme en el mar, y mucho menos ser la cena de una sirena... jejeje... por lo que veo no me tienes entre tus blog más leídos, será por esa razón que no me habeis comentado ultimamente, dediqué una entrada entera al mar, faltó un comentario tuyo para completar tal odisea ... para ser sirena eres todo un demonio