lunes, 7 de junio de 2010

Melena al viento

Y no puedo dejar de pensar en tí.




Me muero por tenerte,

me duelen las manos

de contener el deseo de tocarte,

siento sed continuamente,

de tus labios,

de tu boca,

encontrar el límite de mi piel

allí donde alcance la tuya,

respirar solo del aire que sale de tus pulmones

y no vivir

en esta continua asfixia que me mata

por saberte aquí,

en esta vida y tan lejos

como si ni siquiera existieras.

Lo se,

está escrito en las estrellas,

en el mar,

en la orilla de la playa,

seré tuya,

no habrá remedio para ese choque de constelaciones

que serán tu corazón y el mío,

luego,

la explosión destrozará alma,

vida,

pero quien puede luchar

contra este deseo que me consume,

que refreno

como intentar parar con hilos de seda

un tren de mercancías.

No es romántico,

es más que eso

es simplemente amor,

amor maldito y escurridizo,

dañino y alocado,

deseado por imposible,

imposible

por prohibírmelo la vida,

miedo a enlazar mi mano a la tuya

y ya no poder separarnos.

Todo lo he intentado,

todo y no puedo dejar de pensar en ti,

dime amor,

¿aún quieres saber lo que se siente?,

compartir el mismo aire al unísono,

rozar el paraíso

para luego quizá

caer en picados,

dime amor,

¿aún quieres jugarte el corazón

sólo por un beso?.



Él le contesto. "No, ya no, demasiado tarde, lo siento..."



Eran pozos tan profundos que nunca sospechó que estuviesen tan llenos, y las horas no daban a basto para agotarlos, y los días no tenían luz suficiente para alcanzar su fondo, y las noches no estaban provistas de suficientes estrellas para iluminar su superficie cristalina y tan opaca.


Desde lo más hondo de la oscuridad de su tristeza empezaron a manar, al principio de forma tímida, ni siquiera había reguero hecho, ni siquiera el oído experto podía escucharlos, pero a medida que desaguaban, iban tomando forma, de arroyo, de río, de catarata imparable, tomó voz de su propia forma, de su propio cuerpo y gritó hasta asustarle el mismo sonido de la inundación, vio como iba llevándose por delante todo lo que había construido, muros, defensas, contenciones que parecían de papel ante tal devastación, cruel, húmeda y se sintió estúpida, si, estúpida, insignificante y pequeña, tanto que solo un par de lágrimas le parecían más grandes que un océano, se miró al espejo y la luna si que consiguió hacer brillar su cola de pez que deslumbró por un momento sus ojos que al volver a abrirse se vieron reflejados en el vidrio y con un gesto de rabia y desprecio se limpió esas dos intrusas que jamás debieron existir y se reprendió a sí misma:

¿Cuantas veces te he dicho que las sirenas no lloran?.

Soltó su negra melena al viento con un par de movimientos de cabeza, dejó que el cálido aire del Sur lo meciera y acariciara... ese era su aire, su sitio, su tierra, allí era donde pertenecía y a donde se debía, nunca, jamás debió perderse en sueños de otras costas lejanas...

Ella se tragó el llanto y dijo fuerte y alto:

Sol, seca este estropicio, deja solo la sal para que cure las heridas.

Sirena varada. Héroes del silencio.

10 comentarios:

Anónimo dijo...

No estoy estos días. Ando errante por varios motivos pero, al ir a cerrar para marcharme he sentido la tentación de probar. Por si estabas.
Veo que has vuelto. Triste y recogida pero vuelta al fin y al cabo. Y yo que soy un ser egoísta, pues me alegro.... Qué le vamos a hacer????
Un abrazo.

Susurros de Tinta dijo...

¿No estás?, sin embargo esta mañana te vi en verde y pensé en hablarte, pero no podía, estaba liada en el curro, esta tarde necesitaba hablar con alguien, de nada en concreto, solo entretener la mente, te busqué y estabas ausente... puede que haya un hilo de plata finísimo que nos una las mentes, estuve en tu casa y te leí, pero desde el curro no puedo comentar, mira por donde, voy ahara a saludarte... gracias por ser egoísta, me has arrancado una media sonrisa... miles de besosssssssssss.

jordim dijo...

bonitos versos.

Neogeminis dijo...

Comenzando por la foto, que me trae intensos recuerdos de haber estado por allí, me gustó este ppost.
Seguidamente después de esa otra catarata de palabras en la que ella se desborda en ruegos y propuestas, la contestación tajante de él es más que contundente.
Del texto del final rescato "contenciones que parecían de papel ante tal devastación, cruel, húmeda y se sintió estúpida, si, estúpida, insignificante y pequeña, tanto que solo un par de lágrimas le parecían más grandes que un océano" como muestra de las partes que más me llegaron!
Precioso...aunque triste.

Susurros de Tinta dijo...

Gracias Jordim...

Neo, no te entristezcas, que sería de las risas si no existieran las penas, el mundo está hecho de contrastes, lo mejor de caer es que se aprende a levantarse, yo que soy sirena me quedo con el movimiento de cabeza y la melena al viento, jajaja, miles de besossssssssss.

César dijo...

El que alguien sea capaz de experimentar unos sentimientos tan intensos, tan profundos y tan dolorosos no sé si me mueve más a compasión o a envidia, a compasión por tan vivo dolor, a envidia porque sufriéndolos se siente uno auténticamente vivo.

javier dijo...

piel de alabastro, cubierta de escamas
brillos de plata deslumbran mis ojos
hilaturas de azabache sobre tus hombros
te miro, te beso te amo mi sirenita soñada
mesos, quesos, pisos, bisos, juer besos sirenita, preciosa entrada

Susurros de Tinta dijo...

César, ese es el truco que usa la tristeza y el dolor para conquistarnos, no te dejes engañar por el dolor, mejor es siempre no sentirlo y en cuanto aparece echarlo de tu lado.
Javier, eso es exactamente lo que necesitaba hoy que me dijeras, jajaja, por algo eres mi marinero, por algo te quiero tanto, anda, ven y cobijame en un abrazo, miles de besossssss.

César dijo...

Pues voy a tener el atrevimiento de discrepar, Susurros, porque existen crisis carentes absolutamente de toda esa pasión que puede llegar a ser tan tremendamnte dolorosa en las que el vacio lo domina todo y que por ello son muchísimo más destructivas y pelogrosas.

Susurros de Tinta dijo...

Atrevete a discrepar todo lo que quieras, esta es tu casa, mientras no increpes, disiente todo lo que tu mente necesite, esas crisis de vacío de las que hablas, son aún peores, puesto que no tienen siquiera una base en la que apoyarse, puede que en eso si esté más que deacuerdo contigo, puede que mejor sea llorar por amar, que nunca haberlo sentido, ¿no?, vivo, si, el amor y el desamor te hacen sentirte los dos tremendamente vivos, pero puede que con ganas de dejar de estarlo, dicen que de amor no se muere, mmmm, no se, depende del amor, depende del quien, del cuando y del donde, somos tan diferentes...