lunes, 30 de abril de 2012

El pescador de sirenas.

Porqué quieres enamorarme, mis escamas son afiladas y si te acercas, aunque yo no quiera te cortarás, luego me dolerá contemplar tus heridas, las lavaré con agua salada, pero escocerá y terminarás odiándome a pesar de estar cuidándote.






Voy a enamorarte sirena, quieras tú o no quieras…






Me molesta tu insistencia y me revuelvo incómoda en la roca, te ríes de mí al notarlo y me regalas una de esas amplias sonrisas que me sonrojan…






No insistas, ya te avisé que tengo el corazón cubierto de escamas, un mar infinito por explorar y no quiero ni puerto ni pecera donde regresar.


Lo susurro bajito porque no quiero que mi voz te hiera…






Me rodeas, me abrazas por la espalda, despliegas tus alas y echamos a volar… de nada sirve que me resista, que te haya dicho mil veces que las sirenas solo somos de mar y de tierra, el vértigo me invade y retuerce el estómago hasta cortarme la respiración, vuelas al ras del agua para que pueda rozar las olas con mi pelo y luego aterrizamos suavemente de nuevo en la roca, me cuelgo de tu cuello para no caerme y posas un beso en mis labios que provoca un vértigo peor en mi que el vuelo…






Hasta mañana sirena…






Te vas y se que tengo un día entero para volver a pegar mis escamas antes de que vuelvas para arrancármelas o desaparecer, que se bien que eres pescador de sirenas, pero no cuidador de corazones…


12 comentarios:

gustavo dijo...

alguien un día me dijo que fluyera, que fuera a favor de corriente, que si un día esa corriente se desviaba por oros caminos, tomara, me dejara llevar por otra corriente...pero que no dejara de fluir...
amén.
medio beso,susus.

Anónimo dijo...

El otro día te hablaba de dolor y sé que no lo entendías, pero hablaba de dolor, de lo que llega a ser dolor físico.
Mil veces me has dicho que no tienes bola de adivinar y otras tantas he confirmado que lo sabía y seguía callando. Sé que no puedes entenderlo porque no lo he explicado nunca y, a veces, soy yo el que no entiende, como tu insistencia en no querer "ni puerto ni pecera".
Sólo sé que me sigue gustando la luna. Y que ella me sigue hablando de tí.
Un abrazo.

Susurros de Tinta dijo...

Ya sabes medio esposo, consejos vendo que para mi no tengo... me dejo fluir, lo prometo, pero esta corriente lleva a una catarata de las que no se sobrevive, lo se, asi que sin nadar contracorriente, fluyo, si, pero a la orilla a resguardo, jejeje, tengo que llamarte y de esta semana prometo que no pasa...un par de medios besos en los morros para mi maragato!

No siempre callas y cuantas veces te he dicho que aunque no se diga no significa que no se sienta, que no entiendo muchas cosas, es cierto, pero a estas alturas lo que no entiendo se que es porque me falta información y no voy a pararme a pedirla, quien quiera que me la de, quien no, ya sabes, como del mar la espuma... no escuches a la luna que es traicionera... ya ves, yo no quiero puerto y a ti te aterroriza abandonarte al mar, agua y aceite somos, pero ya sabes que siempre tendrás una sirena que cuide tus sueños, uno suave...

Pepe dijo...

Pienso que tu escrito es metafórico y me faltan datos para interpretarlo correctamente. No obstante, si puedo decirte que a veces, un puerto o una pecera puede ser para nosotros el mas abierto de los mares.
Un abrazo.

Susurros de Tinta dijo...

Mmmmm, los cuentos de la sirena siempre intentan ser metafísicos, jejeje, pero tú te los cargas de un plumazo, esta sirena se rinde a tu lógica, la doy por válida, se que tu pecera es un universo poblado de sueños, gracias querido amigo, miles de besossssssssss

censurasigloXXI dijo...

Es que las mujeres escamadas tienen un corazón muy particular. Desplegar las alas va con otros latidos, las sirenitas tienen una cola acorazonada que necesita del salpicar de las olas.

Hay que saber cuidarlas y tener un carnet de cuidador de carácter extraordinario.

Besito, compi! Que te cuiden esos voladores que voy y les doy una somanta...

Neogeminis dijo...

Se puede ir en contra de lo que aparentamos ser? se puede apostar a vencer las diferencias?...quiero creer que sí, que si se quiere, todo se puede...

Un abrazo.

javier dijo...

y es que creo que las sirenas tienen más de humano que de pez

Susurros de Tinta dijo...

Florecilla!!!, joooo, que no puedo entrar en tu casa, no te preocupes que mis escamas son duras como el acero lo malo es que Neo tiene razón, no podemos ir en contra de lo que somos, ahí es donde mi parte humana se pone al descubierto y me descamo, que bien me conoce mi marinero, pero he ido al mar y he reforzado mis escamas, lo bueno que tenemos las sirenas es que somos curiosas, nos equivocamos pero aprendemos muy rápido para que no nos pase dos veces, miles de besosssssssssssss

Anónimo dijo...

"No escuches a la luna que es traicionera..." No recuerdo ni una sola vez que la luna me haya mentido; más bien pienso que es nuestra mente la que se ríe de nosotros. La que demasiadas veces se comporta de forma totalmente autónoma. Y así nos va.
Un abrazo enorme.

censurasigloXXI dijo...

A ver si con este link puedes...

http://censurasigloxxi.blogspot.com.es/

Besito.

RoB dijo...

Hola Su!
No hay que escuchar el canto de las sirenas, porque por más maravilloso que sea es sólo una ilusión....
Beso grande!!

RoB