martes, 12 de enero de 2010

Calla...sobran las palabras.

gustavo dice:
quitem0s el rel0j de la vida
quitem0s l0s rel0jes de las muñecas
quitem0s el tiemp0
vivam0s en tres dimensi0nes
t0tal que queda ent0nces?
ni puta ideaa
SUSURROS dice:
charlas eternas en noches fugaces
gustavo dice:
la madre que te pari00
pued ser
si

Calla...pero no dejas de pronunciar palabras incomprensibles que mi mente, perdida en las ganas de besarte no alcanza, te acaricia mi mirada mientras tú sigues enredado en tu dialéctica absurda o probablemente magistral que ahora mismo no me interesa nada, se pasean mis ojos por tu boca, reconociendo cada perfil y forma...

se pierde en tus párpados y baja por el tobogán de tus pestañas, se echa a nadar en el indefinido iris de tus ojos, pretendiendo rozarte el alma, pero es la mía la que tiembla y se deshace en mil suspiros suaves...



Destrozas los diques del corazón
con la suavidad de tu mirada,
se desbordan besos y amor,
pero tú sigues con tu charla...


los versos se apoderan de mi, no consigo escucharte, no consigo apartarme de tus ojos que me tienen hipnotizada, y de repente callas...
No son mis ojos los que te han hecho callar, es mi silencio persistente el que ha frenado tus palabras, ladeas la cabeza y parpadeas con asombro y suspiras, me contagias el suspiro y entonces sí reacciono, mientras bajo la mirada avergonzada...
No me escuchabas verdad?...y lo dices con tristeza, como si no quisiera echarte cuenta o no te entendiera o como si el mundo fuese a acabarse ahora mismo aquí, en este instante...

Sí, sí te escuchaba,
mientras oía los sonidos de tu voz,
sin entender nada de nada,
solo escuchaba tu alma...

Intentas comenzar de nuevo, con trazos de derrota infinita, con la desilusión pintada en tu rostro, pero el deseo puede más que el pudor, pongo mi índice sobre tus labios, cálidos y suaves, tiernos y apetitosos...y no puedo evitarlo, a horcajadas me siento sobre ti, ¡tendrías que verte la cara!, la cojo con ternura entre mis manos, poso mis labios lentamente sobre los tuyos que se mantienen tensos por lo inesperado, también los míos están tensos de expectación por saber como reaccionarás...

Mi boca busca tu boca,
labio sobre labio, pasión
que imprime movimiento a mi lengua,
convierte tus manos en mariposas...
Nos abrazamos con ganas,
fundiendo nuestros cuerpos,
promesas mudas de madrugada...
y sobran las palabras.

1 comentario:

Neogeminis dijo...

Un estupendo juego el que has enhebrado con tus diálogos con Gustavo! me encantó el juego y el desborde!...también hablo de la pizca indispensable de locura en mi última entrada.
Muchas gracias por pasarte por mi blog y dejar tan amable comentario.


Un abrazo!