lunes, 21 de abril de 2014

AMOR...

Amor lo ocupa todo, sin remedio, cuando le tengo delante.
Mis dedos se muren de ganas por seguir mi mirada y recorrer, a caricias, cada uno de sus perfiles, mi boca se muere por seguir a mis dedos y recorrerlo todo entero a besos y el corazón se dispara así, con solo mirarlo y soñar que tras mi mirar pudieran ir mis dedos y mis besos.
Pero mis dedos se paran en su pecho, como pidiendo permiso a su corazón y mis labios en su mejilla, en un beso casto porque no encuentran la autorización para beber de sus labios, el corazón simplemente deja de latir para escuchar a mi mente que nunca le deja hablar y esta susurra: detente, ¿no ves que él no quiere?.
Y no, no quiere, o no puede,  tanto tiempo y aún no lo sé, pero mi mirada vuelve a perderse en sus perfiles y tras ella sueñan mis dedos y mis besos, que se quedan siempre en su pecho y en su mejilla y cuesta, ¡ay cuanto cuesta contenerse! cuando el corazón se dispara dejando de nuevo la mente silente y Amor lo ocupa todo de nuevo.


Lo escribí para el jueves que llevó Matices para el día de los enamorados, por problemas técnicos y de tiempo no pude publicarlo para la convocatoria, así que ahí lo dejo como un susurro más de los que se lleva el viento.

Brasero de invierno. El blog de EMEJOTA

Aunque acabamos de entrar en primavera hoy ha hecho un día de los de invierno así que os traigo un brasero muy especial, ya sabéis mi costumbre de traeros joyas que creo que no debéis perderos y ya que he vuelto de los fondos marinos que tal si visitáis a EMEJOTA y leéis este fantástico monólogo con el EGO, yo sigo de pié y aplaudiendo que me duelen ya hasta las palmas de las manos, miles de besosssssssssss

jueves, 17 de abril de 2014

Este jueves un relato: Mara Laira



-¿Pero que dices?, su sensualidad hace que no pueda pasar desapercibida, cuando te mira notas como su mirada acaricia cada uno de tus perfiles, la sangre bulle como hormigas por las venas directas a la entrepierna.
- Jajaja, de eso nada, ¿qué mirada?, si siempre la lleva esquiva y baja, solo mira de soslayo, vale que sus curvas puedan ponerte como una moto, eso no te lo niego, pero ya quisieras tú que te mirara Mara Laira.
Me fuí acercando disimuladamente para poner oído a la conversación, ya sabéis que las sirenas somos curiosas y me preguntaba quien era esa Mara Laira y que tenía esa humana que despertaba tanta "pasión" en esos dos muchachos...
- Pues me mira, no solo me mira, me susurra al oído sueños imposibles, adivina mis deseos y los hace realidad uno a uno.
- Tú lo que estás es obsesionado desde que la viste, y te drogas o algo, una tía como esa no se fijaría nunca en un tío como tu colega!
Observé al muchacho y tuve que estar de acuerdo con el amigo, carecía de encanto masculino, descuidado su aspecto, blanquito de no darle ni el sol, algo contestó que el ruido de las puertas del metro al abrir no me dejó oír, así que ni corta ni perezosa me acerqué a ellos con mi mejor sonrisa.
-Perdonad, no he podido evitar escucharos, la curiosidad me puede, ¿no tendréis una foto de esa tal Mara?, creo que es amiga mía- mentí descaradamente porque no sabía que excusa poner para abordarlos de esa manera.
- ¿Amiga tuya?, ¿si?, espera que tengo una foto.
Coge el móvil y mi ansiedad crece a la par de mi curiosidad, como será esa humana que despierta tanto deseo? y lo vuelve hacia mis ojos espectantes...
Juro que cada vez entiendo menos a los humanos!, ¿es un dibu?, ¿un vídeo juego?,¿ pero que os pasa a los humanos? y luego no creéis en sirenas y tengo que andar !escondiendo las escamas!, cuanto más vivo entre vosotros, menos os entiendo.

El resto de participantes en casa del chico del metro ;P, el amigo claro está , nuestro juevero El Demiurgo de Hurlingham

jueves, 10 de abril de 2014

Este jueves un relato: “Que arte mi arma”.



Esta sirena ya pensaba que su alma era como el horizonte, siempre equidistante, si me acercaba a ella se alejaba, si me alejaba de ella me seguía con los mismos pasos.
¿Cómo explicar que sin alma no se puede susurrar en tinta caricias de papel?, ¿cómo contar sin palabras que el vacío del alma deja sin voz a esta sirena?.
Pero mira tú por donde  que este fin de semana unos duendes invadieron Sevilla de alegría, ¡que arte mi arma!, me han llenado los bolsillos de besos y abrazos, el corazón de latidos de todos los colores y han conseguido vaciar ese mar que me ahogaba por dentro al desbordarlo por las pestañas de risa, de emoción, de un montón de sensaciones indescriptibles e imposible de definir, solo los latidos las perfilan y como no, de tristeza al despedirlos.
A esos duendes que han invadido Sevilla,¡ gracias!, algunos lo han hecho con su presencia física y otros desde su corazón que estaba entre nosotros y me han devuelto el alma, aquí me tenéis de nuevo, los dedos desparramados sobre las teclas,  las musas volando y alborotando a mi alrededor bien alimentadas, ( ya sabéis que se alimentan de emociones, ¿verdad?)  y diciendo una vez y otra, “que arte mi arma”, con la de gente que hay en el mundo, tener la suerte de haber encontrado estos duendes jueveros que siempre me rescatan.

Os quiero con toda mi alma, si, esa que por fin se ha dado de bruces conmigo y mírala ella que "a gustito" y que contenta ha vuelto a instalarse en su casa, ¡pero que arte mi arma, que arte!.

El resto de jueveros, de amigos, de duendes en casa de nuestra Matices...